Cómo intentar dejar atrás el fanatismo por un videojuego y fallar en el intento

Cómo intentar dejar atrás el fanatismo por un videojuego y fallar en el intento

Con los videojuegos pasa muchas veces como con algunos deportes: por ejemplo, si en fútbol o baloncesto tenemos un equipo preferido, seguro que muchos tenemos también un título favorito. Un juego o una saga que a la larga puede acabar decepcionándonos debido a los cambios que se tomen en el guion, o a que se modifique el estilo del juego, entre otros puntos. Y eso puede acabar haciendo que pasemos de adorar a esa saga, a odiarla. Algo que ya pasó, entre otros, con Resident Evil, saga que muchos fans acabaron abandonando hasta la llegada de Resident Evil 7.
 
Y este cambio de odiar a amar que cuenta con una línea de separación muy fina es lo que nos muestran desde Dorkly, que ya nos presentó los distintos tipos de amigos que podemos encontrar a la hora de jugar a videojuegos, con unas viñetas humorísticas que pueden representar a cualquiera, aunque en este caso se trate de fans de The Legend of Zelda. Porque al final todos encontramos algún juego que nos encantó en su momento pero que a medida que sus desarrolladores iban sacando reboots, remasterizaciones, o nuevas continuaciones, acabamos dejándolo de lado. 
 
 
– Este material de Breath of the Wild pinta genial.
– ¿Tú crees?
 
 
 
– A mí ya me ha decepcionado demasiado la serie Zelda. Estuve muy metido cuando tenían juegos de gran calidad como Ocarina of Time y Wind Waker.
 
 
– Maldita sea. Incluso algunos de sus juegos para portátiles fueron buenos. Spirit Tracks estuvo genial. ¿Pero qué han hecho desde entonces? Solo remakes. Esa es una práctica de vagos. Si tan solo hicieran más…
 
 
 

– Oye, que en este te puede derribar un rayo. Vaya pequeño detalle más inconsistente que le han añadido.
 
 
 
 
– ¿Sabes dónde puedo reservar una copia?
 

Cerrar