Cómo un desarrollador indie ha mantenido vivo un RPG durante 20 años

Cómo un desarrollador indie ha mantenido vivo un RPG durante 20 años

Spiderweb Software es un pequeño estudio indie constituido solo por dos personas, Jeff Vogel y su mujer, Mariann Krizsan. Desde que lanzaron su primer juego, Exile: Escape From the Pit, allá por 1995, este estudio se ha ganado su bien merecida reputación, por crear juegos RPG muy al estilo de los primeros juegos de mazmorras y dragones que tanto se jugaban en los primeros ordenadores personales. Sin muchos gráficos que apreciar, pero con una historia de gran peso, buenos personajes e interesantes a la par que difíciles opciones.

Durante más de veinte años han creado juegos de este estilo que no han caído nunca en el olvido, porque siempre ha habido un grupo de personas en el mundo que han querido jugarlos y se han interesado lo suficiente como para que Spiderweb Software siguiera desarrollándolos.

“Para escribir un juego que destaque, tienes que trabajar duro en ello, y necesitas trabajar un área que miles de personas no están trabajando ya”. Dice Vogel, el desarrollador de todos los juegos de la compañía indie. “Es por eso por lo que los juegos RPG con gran carga argumental son un negocio razonable. Hay muchísimos juegos RPGs indies en el mercado. Sin embargo, la mayor parte de ellos no tienen una historia buena y profunda, porque escribir buenas historias es muy difícil”, ha dicho para PC Gamer.

Para él, lo que hace que los juegos de su estudio tengan éxito entre sus seguidores es la historia que cada uno de ellos cuenta. Vogel empezó a escribir a los 10 años. Desde entonces nunca ha parado y ha usado su habilidad para crear videojuegos con grandes e interesantes historias. Sus juegos, que bien podrían ser libros, algunos de ellos, como Avernum 3, tienen más de 200.000 palabras, enganchan por la profundidad que sus historias tienen. No se centra en los gráficos. De esta forma, el jugador puede meterse de lleno en la trama y dejar que su imaginación llene los huecos que la ausencia de gráficos deja.

Cerrar