Convierten un desastroso tatuaje de Pikachu en algo asombroso

Una mala noche la puede tener cualquiera, uno puede terminar haciendo muchas locuras después de una gran fiesta donde hayan corrido los ríos de alcohol, y esto es precisamente, lo que parece haberle pasado al pobre diablo que se tatuó un Pikachu del que avergonzarse toda la vida.

Cuando uno combina una terrible borrachera y un tatuador mediocre, pueden llegar a ocurrir tragedias como la que podéis observar, aunque por suerte, sólamente hace falta echarle un poco de imaginación para convertir un desastre a todas luces en un tatuaje cargado de humor y muy original.

Para este tipo de situaciones precisamente, entra en escena la tatuadora Lindsay Baker, que tal y como publicaba en su cuenta de Instagram, le echaba algo de cabeza al asunto para terminar convirtiendo un terrible tatuaje en una anécdota memorable. Tal y como lo define la artista, “Un Pikachu borracho se dibuja a sí mismo mientras se bebe una Heineken, porque puede”, y ¿quiénes somos nosotros para negárselo?

Si os ha llamado la atención el trabajo realizado por Lindsay Baker, os animamos a echar un vistazo a su perfil de Instagram, donde podréis ver otras llamativas obras de arte (y arreglos) de la artista.

Publicaciones relacionadas

Cerrar