Cosas de las que todo gamer se arrepiente pero que no puede evitar

Cosas de las que todo gamer se arrepiente pero que no puede evitar

Los que estamos metidos de lleno en el mundo de los videojuegos sabemos que el ocio electrónico es una de las mejores cosas de esta vida. Nos permiten divertirnos en cualquier momento, nos cuentan historias maravillosas, hacen que forjemos amistades virtuales con gente de todo el mundo y muchas más cosas. Sin embargo, siempre habrá cosas de las que nos arrepintamos cuando estemos jugando a nuestros videojuegos.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de cosas de las que todo gamer o jugón se arrepiente de haber hecho alguna vez pero que, con el tiempo, vuelve a hacer. No es nada personal, sencillamente no podemos evitar repetir estas acciones. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas personales y te invitamos a que nos digas las tuyas propias en la caja de comentarios.

Llegar tarde o no quedar por estar jugando

A todos nos ha pasado alguna vez que nos han dicho de salir a tomar algo justo el día en el que se lanza ese videojuego que llevamos tantos meses esperando. Seguro que habrá excepciones, pero la mayoría de gamers tratarán de aplazar el plan a otro día para poder dedicar la tarde de la presente fecha a ese juego que acaba de comprar. El reciente lanzamiento de Destiny 2 seguro que ha generado situaciones de este estilo.

Quedarse AFK

Los habituales de los juegos online sabrán de qué estamos hablando, pero si no lo eres te explicamos que AFK significa away from keyboard (lejos del teclado, en castellano). Buscando partida en algún videojuego online te habrá pasado que te han entrado ganas repentinas de ir al servicio o te ha entrado una llamada inesperada. Sea como fuere, cuando comienza la partida no estás disponible y pierdes un tiempo muy valioso.

Quedarse jugando hasta altas horas de la madrugada

A la mañana siguiente has de ir a clase o al trabajo, pero te da igual porque sabes que tienes el final del videojuego al que tantas horas le has dedicado a la vuelta de la esquina. Es por ello que prefieres hacer un esfuerzo y quedarte hasta altas horas de la madrugada terminando el juego. De hecho, para muchos usuarios del ocio electrónico esta es una forma de vida que no pueden cambiar por mucho que lo intenten.

Gastar dinero en microtransacciones

Todos nos quejamos de que los videojuegos incluyan microtransacciones que nos inviten a pagar más dinero, pero lo cierto es que la mayoría hemos caído alguna que otra vez. Hemos comprado skins, mapas, niveles, vidas, ítems cosméticos o cualquier otra chorradita que nos permita seguir disfrutando de nuestros títulos favoritos. No hay nada de malo en ello, pero seguro que en algún momento nos arrepentiremos de haberlo hecho.

Comprar demasiados juegos en las rebajas

Tienes una lista inacabable de videojuegos pendientes, pero llega un nuevo periodo de suculentas ofertas y no puedes hacer otra cosa que sucumbir ante él y llevarte unos cuantos títulos a precio de ganga. El problema es que cuando lleguen las ofertas del siguiente año no habremos terminado todo lo que compramos el anterior, pero sí volveremos a comprar más juegos, haciendo de esto un bucle y un círculo vicioso.

No terminar nunca sus juegos pendientes

Muy en la línea de lo anteriormente comentado, todo buen gamer que se precie tiene una lista de videojuegos pendientes que es incapaz de terminar. Algunos estarán sin estrenar y otros los habremos dejado a medias, pero la cosa es que cuando llegue un nuevo lanzamiento interesante nos haremos con él y le daremos prioridad, haciendo que la lista de pendientes se postergue y se quede a la espera de un momento más adecuado.

Recargar el arma constantemente

Cuando saltamos a la acción la mayoría de jugadores tenemos un vicio incorregible. A veces nos salva la vida y otras nos condena irremediablemente. Nos estamos refiriendo a la manía de recargar constantemente el arma que portamos, aunque solo hayamos disparado una sola bala. Siempre estamos preparados para lo que venga, pero en ocasiones nos han pillado recargando cuando no nos hacía ninguna falta.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar