Cosas embarazosas que todos hemos hecho jugando a videojuegos

Cosas embarazosas que todos hemos hecho jugando a videojuegos

Una gran parte de los videojuegos de hoy en día y de toda la vida nos han dado mucho margen de maniobra y de libertad de acción, por lo que cada uno puede afrontar su aventura de la forma que más le convenga. En este escenario, algunos videojuegos nos permiten hacer cosas de lo más ridículas, salvajes e incluso embarazosas y eso es precisamente de lo que queremos hablarte hoy en nuestro nuevo artículo.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos tras este texto es una recopilación de acciones embarazosas que podíamos hacer en algunos videojuegos concretos y que, de hecho, estamos convencidos de que tú también has hecho. Al menos algunas de ellas. Sin más dilación te dejamos con algunas de nuestras propuestas y te invitamos a que confieses cosas embarazosas que has hecho en videojuegos y que crees que los demás también hacen.

Ser el taxista perfecto (Grand Theft Auto V)

Cuando te has cansado de disparar a todo lo que se mueve, conducir como un demente por las calles de Los Santos o de asaltar supermercados, en Grand Theft Auto V puedes hacer el bien. Estamos seguros de que muchos de vosotros habéis robado un taxi (no hay más opción para conseguir uno) y os habéis puesto a trabajar de forma honrada y sin quebrantar las leyes. La satisfacción de la paga tras un buen trabajo es indescriptible.

Matar a tus Sims (Los Sims)

Casi todo jugador que se precie ha probado alguna vez en su vida algún título de Los Sims. Aunque nuestras intenciones iniciales siempre son buenas y tratamos de hacer la vida de los personajes lo más satisfactoria posible, cuando el aburrimiento nos invade nos viene a la mente hacer maldades, de modo que dejamos a nuestros Sims encerrados en habitaciones sin puertas o en piscinas sin escaleras. Qué malos somos.

Campear (cualquier FPS)

Reconozcámoslo. Odiamos a los campers de los videojuegos de acción en primera persona online pero todos lo hemos hecho alguna vez. Y es que eso de encontrar una buena posición y acribillar a balazos a los enemigos sin que se den cuenta de dónde estamos es una bendición. Claro, despertaremos odios insanos entre el equipo rival, pero mientras tanto nos lo estaremos pasando de auténtico miedo.

Pillar a Meryl en ropa interior (Metal Gear Solid)

Hideo Kojima siempre ha tenido ocurrencias de lo más curiosas. Una de ellas era la posibilidad de pillar a Meryl, la acompañante femenina de Solid Snake en Metal Gear Solid, en diversas ocasiones en paños menores. Lo único que teníamos que hacer era ser rápidos cuando Meryl iba a cambiarse al baño. El interés de un jugador por hacer algo así dependería de la edad que tuviera cuando el juego salió a la venta.

Gritar como locos (Resident Evil)

El primer Resident Evil cambió el terror para siempre y lo hizo dándonos sustos que todavía hoy recordamos. Si la primera vez que un perro atravesó repentinamente una ventana y te dio el susto de tu vida no gritaste… no, no te creo, sí gritaste. Pocas veces nos habían dado un sustazo de semejante calibre, aunque luego ya estábamos prevenidos al pasar por delante de cada ventana en la maldita mansión Spencer.

Encerrar al mayordomo en la cámara frigorífica (Tomb Raider II)

Los Tomb Raider originales eran muy diferentes a los actuales, pero indudablemente tenían mucho encanto. Creemos que es absolutamente imposible que nadie que haya jugado a la segunda entrega la haya completado sin encerrar a Winston, el mayordomo, en la cámara frigorífica de la mansión Croft. Y es que ese buen hombre que no paraba de perseguirnos daba muy mal rollito… Seguro que hoy eso sería un logro/trofeo.

Dejar a gente atada en la vía del tren (Red Dead Redemption)

A pesar de que la misión de John Marston en Red Dead Redemption era redimirse de su delictivo pasado, lo cierto es que el título de Rockstar nos daba la opción de volver a hacer el mal. Una de las cosas más divertidas y que todos hemos hecho ha sido atar a gente inocente y llevárnosla hasta la vía del tren. Cuando pasa el vehículo asistiremos a un magnífico espectáculo de luz y de color. No lo niegues, también lo has hecho.

Cerrar