Cosas que todo gamer se arrepiente de haber hecho

Los videojuegos son nuestro principal hobby, por eso estamos aquí. A lo largo de nuestras vidas nos han ofrecido increíbles momentos de diversión, nos han permitido vivir historias que jamás creímos posibles e incluso nos han hecho conocer a personas que comparten nuestros gustos. Sin embargo no todo lo que hemos hecho jugando a videojuegos puede hacer que nos sintamos orgullosos de nosotros mismos.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues en la lista que encontrarás a continuación tras este texto introductorio te mostramos una selección de cosas que todo gamer ha hecho y que se arrepiente de haberlas perpetrado. Sin más dilación te dejamos con nuestros ejemplos y te invitamos a que nos dejes tus propias propuestas a través de la caja de comentarios para complementar las nuestras.

Decir que no puedes quedar y estar jugando

Seguro que en más de una ocasión algún amigo te ha dicho de quedar para tomar algo o salir a dar una vuelta y has puesto alguna excusa para quedarte en casa jugando a videojuegos. No te culpamos, pues si acaba de lanzarse ese título que tanto estabas esperando lo lógico es querer disfrutarlo a tope durante los primeros días en el mercado. Ya habrá tiempo para salir a airearse y para comentar qué nos ha parecido ese juego.

Quedarte AFK

La expresión AFK se utiliza para describir esas situaciones en las que comienza una partida online y no tienes el teclado o el mando en las manos. Puede que mientras se estaba cargando hayas recibido una llamada importante o la madre naturaleza haya hecho su particular llamada, pero lo cierto es que te sentirás muy mal si tu equipo acaba perdiendo por culpa de haberte quedado inmóvil sin ayudar y contribuir lo más mínimo.

Quedarte hasta las tantas jugando

Las obligaciones son las que marcan nuestra vida y en la mayoría de ocasiones debemos despertarnos muy pronto para trabajar o para ir a clase. Sea como fuere, seguro que alguna que otra vez te has quedado hasta más tarde de lo que tenías previsto inicialmente jugando a videojuegos. Por la noche todo parece estupendo, pero cuando tengas que levantarte y te vayas durmiendo por las esquinas te arrepentirás de haberlo hecho.

Gastar dinero en microtransacciones

Las microtransacciones son, para muchos, el gran mal de la industria del videojuego actual. Tras haber pagado por el título base también podemos seguir pagando para obtener ventajas competitivas o para personalizar a nuestros personajes favoritos. Es posible que alguna vez te hayas visto con algo de dinero de más en la cuenta y hayas decidido gastártelo en micropagos. Al principio es emocionante, pero luego te puedes arrepentir si no han conseguido lo que buscabas.

Comprar demasiados juegos en las rebajas

Cada vez es más habitual en el mundo de los videojuegos que diferentes plataformas pongan a disposición de los usuarios muchos títulos rebajados de precio. Ves que la cantidad que piden es netamente inferior a la habitual, de modo que te lanzas de cabeza. El problema es que cuando ya llevas varios periodos de rebajas te das cuenta de que has acumulado decenas de videojuegos y que jamás podrás jugarlos todos.

Dejar juegos a medias y nunca terminarlos

En esa misma línea, muchos jugadores tenemos tanta ansia que siempre compramos los videojuegos de lanzamiento. Estamos al día con lo que va saliendo, pero cuando se nos acumulan varios algunos de ellos los dejamos a medias por el camino. No habría problema si luego los retomáramos, pero es posible que haya pasado tanto tiempo desde que dejamos de jugarlo que nunca volvamos a retomarlo y se quede sin terminar.

Usar guías

A todos nos gusta resolver los acertijos y rompecabezas que plantean los videojuegos por nosotros mismos, pero lo cierto es que cuando nos quedamos atascados a veces preferimos recurrir directamente a una guía para que nos desencalle lo antes posible en lugar de perder mucho tiempo en esa zona. Tal vez cuando ya sepamos la solución nos arrepintamos de haberla mirado, pues no era tan difícil como podríamos esperar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar