Las CPU de PlayStation 5 y Xbox Scarlett beneficiarán notablemente la creación de videojuegos

Un desarrollador así lo cree.

CPU PlayStation 5 Xbox Scarlett

La existencia de PlayStation 5 fue revelada al mundo hace unos meses donde Sony concedió una entrevista en la que Mark Cerny comenzaba a explicar las bondades de la nueva consola de la marca. Características como la retrocompatibilidad con juegos de PS4 o un SSD para aminorar los tiempos de carga fueron discutidas. Por su parte, Xbox Scarlett «se dejó ver» en el E3 2019 donde Phil Spencer introdujo un fragmento de Halo Infinite corriendo en la nueva consola de Microsoft. Resoluciones de 8k y 120 fps fueron prometidas, así como menos tiempos de carga y un procesador que dejaría en pañales a la que es actualmente la consola más potente del mercado, Xbox One X. Pero parece que a parte de todas esas mejoras para el usuario, las CPU de PlayStation 5 y Xbox Scarlett también mejorarán el desarrollo de videojuegos.

Según Hemanshu Chhabra de Tripe-I Games, desarrolladores de la próxima aventura de acción y aventura Hindsight 20/20, el impacto de estas nuevas consolas será bastante notable. Sus especificaciones corresponden a un verdadero salto generacional, algo que PS4 y Xbox One no parecieron conseguir en 2013.

En una entrevista con GamingBolt, Chhabra ha hablado de estas nuevas consolas, pero sobre todo de como pueden ayudar a crear juegos mucho más rápido, de manera que las CPU de PlayStation 5 y Xbox Scarlett también serán un beneficio para los desarrolladores.

«Como se trata de un juego totalmente en 3D que tiene grandes mundos y varios personajes en escena, dedicamos gran parte de nuestro tiempo a la optimización de gráficos y CPU», dijo Chhabra. «Deseamos ofrecer a nuestros jugadores una experiencia fluida y nítida a 1080p y 60 fps en todas las consolas. Para un juego totalmente en 3D con grandes mundos, algunos de los cuales tienen una jugabilidad que se extiende a lo largo de varias horas, este es un gran desafío. Nuestras optimizaciones de CPU incluyen el procesamiento de la IA que necesitamos, limitando el alcance de la conciencia de las entidades para que sólo procesen lo que necesitan, optimizaciones físicas, etc. Nuestras optimizaciones gráficas incluyen la agrupación de recursos costosos, la agrupación de mallas más pequeñas y el uso de texturas comunes para evitar tener demasiadas peticiones que saturen el procesador, fardar del sistema de iluminación siempre que sea posible, la optimización manual de los shaders para las diferentes consolas, etc.».

«Para nosotros, una mejor CPU y GPU significaría que tendríamos el lujo de pasar más tiempo creando el juego», continuó. «Mi formación es en ingeniería y aunque disfruto mucho de este trabajo de optimización, como diseñador de juegos, preferiría pasar mucho más tiempo construyendo e iterando sobre el juego e incorporando más ideas que puedan mejorarlo. Espero que para nuestros próximos juegos, tengamos más ancho de banda para hacerlo en nuestros juegos».

Como veis, los desarrolladores esperan con ganas estas nuevas consolas para que los juegos muestren mayor potencial sin necesidad de pasar tanto tiempo del desarrollo limitando partes del juego para que así el rendimiento no se resienta. La nueva generación de consolas promete mucho, así que toca esperar con ganas las próximas navidades de 2020.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.

Publicaciones relacionadas

Cerrar