Crash Bandicoot: Fake Crash, el muñeco cutre que se convirtió en personaje

Crash Bandicoot vuelve a estar en boca de todos. Tras el estreno de una tan genial como nostálgica remasterización lanzada en PlayStation 4 durante el pasado 2017, Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, nuevos rumores apuntan a un retorno del personaje con un nuevo videojuego en 2019 y un relanzamiento de esta trilogía mejorada tanto en PC como en Nintendo Switch. El marsupial amante de las manzanas y los giros rápidos está más vivo que nunca.

Muchos que se hayan incorporado al mundillo de este personaje con su retorno en los tiempos modernos probablemente se hayan topado con una figura un poco extraña y peculiar. Una especie de versión alternativa a Crash, con grandes dientes y cejas, además de una voz realmente ridícula, se esconde en diferentes partes de los niveles de la primera y la tercera entrega. ¿De dónde sale?, ¿a quién se le ocurrió crear esta versión tan extraña? Lo cierto es que el origen de este personaje, todo un elemento recurrente en la saga, viene de Japón.

La culpa de todo la tuvo un inocente juguete lanzado en territorio nipón. Defectuoso, y con un diseño que, si bien trataba de parecerse al personaje, lo convertía en una caricatura de sí mismo, cuando llegó a ojos de los miembros de Naughty Dog no tardó en ser bautizado como «Trash Bandicoot». El nombre se extendió, pero al poco tiempo evolucionó para ser «Fake Crash». Este fue el término definitivo, el que se asentó para bautizar a esta criatura montada en un coche, pero que estaba consiguiendo una elevada popularidad entre el público japonés.

Al ser parte del poco merchandising del personaje que aterrizaba en el país del sol naciente, su fama corrió como la pólvora por todo el territorio. Aunque también debemos tener en mente el peculiar amor que sienten los nipones por estas alteraciones y por todo lo que, en los tiempos que corren, podríamos definir como «carne de meme».

 

Sea como fuere, su existencia y su popularidad eran algo innegable. Esta repercusión tan inesperada, y el cariño que estaban comenzando a cogerle, hizo que Naughty Dog se planteara seriamente incluir a este Fake Crash como parte del lore de sus videojuegos, como otro más al que el jugador pudiera ver y conocer en sus títulos. Así, se coló primero en Crash Bandicoot 3: Warped, la entrega que llegó al mercado en la recta final de 1998.

Su inclusión se hizo a modo de recompensa. Quien quisiera verlo tendría que conseguir todos los cristales, todas las gemas y, por supuesto, vencer a Cortex. Una vez cumplidos estos duros requisitos, el jugador podría encontrarse a este Crash falso realizando un baile que trataba de imitar al del Bandicoot en algunos niveles concretos. Un pequeño guiño que al poco tiempo dejaría de serlo para convertirse en algo jugable. 

En Crash Team Racing la cosa fue a más. El primer juego de carreras ubicado en el universo ideado por Naughty Dog incluiría a este muñeco como piloto, haciendo además honor a su origen. Para hacerse con él era necesario introducir una combinación de botones o conseguir una Gema Púrpura en el modo aventura. De características similares al protagonista, lo más destacable era su tono de voz y su aspecto caricaturesco.

A partir de ahí, Fake Crash ha seguido apareciendo en infinidad de videojuegos de la saga y a través de las diferentes plataformas donde esta ha pisado. Resulta curioso y divertido ver que, a raíz de un mero fallo en la fabricación, se pueda tener a un personaje que pase a convertirse en todo un icono para una IP tan veterana y conocida como esta.

¿Volveremos a verlo en 2019? Todo apunta a que podéis apostar por ello tranquilamente.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar