Crash Bandicoot necesita todo esto para triunfar en sus remasterizaciones de PlayStation 4

Crash Bandicoot necesita todo esto para triunfar en sus remasterizaciones de PlayStation 4

Uno de los anuncios que más nos emocionaron durante la pasada edición del E3 fue, sin duda alguna, la confirmación por parte de Sony de que Crash Bandicoot recibiría una serie de remasterizaciones en PlayStation 4, de sus tres primer juegos. Sin duda se tratará de una oportunidad única para volver a experimentar estos clásicos de PlayStation, o jugarlos por primera vez. Sin embargo, hay un riesgo implícito en estas remasterizaciones.

Y es que han de ser muy bien administradas por Sony para que estos títulos no pierdan la esencia que los caracterizó durante años, convirtiéndolos en una de las más importantes sagas de plataformas de la historia de los videojuegos. Para que mantenga dicha esencia, hemos reflexionado largo y tendido, y hemos llegado a la conclusión de que esta versión remasterizada ha de establecer diversos cambios y mantener algunas características clásicas, que recogemos a continuación. ¿Estás de acuerdo?

Humor eterno

Si hay algo que nunca debe perder Crash Bandicoot en una remasterización, ése es su sentido del humor. Ya sea con su baile de celebración o las interacciones de locura junto a la máscara Aku Aku, este personaje siempre nos ha hecho reír, algo que no debería perder. Tememos que ocurra esto porque en sus últimos títulos adquirió una cierta grandilocuencia que oscureció su tan querida falta de seriedad.

Nuevos desafíos

En cada nivel de Crash Bandicoot, si cumplíamos toda una serie de requisitos, podíamos desbloquear secretos ocultos, como por ejemplos los caminos alternativos con gemas, que después nos daban acceso a zonas exclusivas. De esta manera, la potencia actual de PlayStation 4 y el soporte de trofeos multiplica estas posibilidades por la enésima potencia, permitiendo que estas remasterizaciones sean rejugable hasta la extenuación.

Mejoras y habilidades

Durante el desarrollo de Crash Bandicoot 3: Warped, obteníamos diferentes mejoras para nuestros poderes, que hacían el juego indudablemente más sencillo. En este caso tenemos dos opciones para las remasterizaciones. Por un lado, hacer que estas mejoras estén disponibles en los dos primeros juegos también, pero que únicamente se activen si el usuario quiere. Por el otro lado, hacer que el sprint que podíamos utilizar en esta tercera entrega aparezca en el resto como un modo de juego alternativo en el que debemos pasar los niveles de manera mucho más rápida, aportando nueva dificultad a un título que fue capaz de desafiarnos en su momento.

Posibilidades online

Claro está que este tipo de plataformas no da pie a un modo cooperativo, al menos no sin alterar por completo el diseño del juego. Sin embargo, si podemos añadir opciones multijugador con rankings de puntuación y tiempo (algo que nos remite a la anterior entrada de este artículo), así como pistas que el resto de jugadores introduzcan en los niveles, por ejemplo.

Historia inalterable

Puede que, a día de hoy, el argumento de Crash Bandicoot nos parezca muy simple, con su premisa de recorrer una serie de escenarios y enfrentarnos al jefe final para rescatar a nuestra amada, el clásico de los clásicos. Sin embargo, justo en esta sencillez reside la belleza de Crash Bandicoot, pues permite que nos centremos en la diversión pura. De esta manera, pediríamos que Sony no realice cambios pantagruélicos en el argumento de los juegos para ir acorde a las tendencias actuales.

Niveles alternativos

Crash Bandicoot 3: Warped estuvo caracterizado, entre otras cosas, por su variedad. Y es que contenía múltiples niveles de conducción y combate sobre vehículos, que si bien le aportaban frescura, no estaban muy bien desarrollados y daban toda clase de frustrantes problemas. Estos niveles han de ser rediseñados, y utilizar esta necesidad de variedad en los primeros títulos para hacerlos aún mejores y permitir que descansemos de las plataformas constantes.

Easter eggs

Naughty Dog y Sony han crecido mucho desde el éxito de Crash Bandicoot, y esto es algo que debía reflejarse en las remasterizaciones. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, con personajes alternativos que fuéramos desbloqueando nivel tras nivel, y que nos permitieran revisitar los títulos en la piel de nombres como Nathan Drake, Ellie o Sackboy, por poner ejemplos característicos.

Nada de facilidades

Crash Bandicoot, si bien no fue ni mucho menos uno de los más complicados títulos de PlayStation en su momento, si aportaba cierto nivel de desafío cuando avanzábamos. Pues bien, esta dificultad no puede ser reducida para alcanzar un público mayor, algo que a día de hoy se ha convertido en una auténtica lacra en el mundo de los videojuegos. De hecho, podría incluirse un nuevo modo de dificultad superior para aquellos que esperen un auténtico desafío.

Customización

Banjo-Kazooie fue criticado en su última entrega por darle demasiada importancia a la creación de vehículos, algo que acabó con la franquicia. No queremos que se le dé este peso a esta posibilidad en las remasterizaciones de Crash Bandicoot, pero sí se nos podría permitir personalizar los niveles alternativos antes mencionados, así como el aspecto de Crash para hacer nuestra partida única.

Mantener la esencia es clave

La conclusión que queremos extraer de esta artículo es muy simple: la esencia que tenían los clásicos de Crash Bandicoot no puede ser explicada en ningún otro juego, pero es muy sencillo que excesivos cambios o un intento de modernizarse causen justamente que estas remasterizaciones pierdan aquello que le daba vida a este plataformas. De esta manera, Sony debería mirar con lupa cada movimiento de desarrollo para evitar que Crash Bandicoot Remastered sea un desconocido para los jugadores más veteranos, en lugar de un recordatorio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar