Crear la inteligencia artificial de Elizabeth fue uno de los mayores retos del desarrollo de Bioshock: Infinite

En Bioshock Infinite, como ya sabemos, no estaremos solos. Nos acompañará Elizabeth, quien dispondrá de una inteligencia artificial para evitar hacer esas cosas que convierten a los compañeros en molestas cargas y fuentes de berrinches. Ken Levine y sus muchachos han sudado de lo lindo para que esto sea así y que Elizabeth esté a la altura de las circunstancias en su comportamiento.

“Sabíamos que iba a ser increíblemente desafiante, pero cuanto más lo pensábamos, más nos emocionaba o nos aterraba”, cuenta Levine a Eurogamer. “No hay muchos compañeros buenos controlados por IA. Creo que en realidad Alyx [Vance, de Half-Life 2] fue la última”. Así que Irrational se puso manos a la obra para no tropezar con las mismas piedras que el resto: “Algo que las IA’s no suelen hacer es reaccionar a lo que les rodea. No observan su entorno, no les interesa. Así que invertimos mucho tiempo en hacer que Elizabeth observase el mundo y reaccionase y se relacionase con él. Así que tuvimos que sembrar el mundo de cosas que le interesaran y con las que pudiera interactuar”.

El parto no ha sido nada fácil, pero la criatura es ahora una bella e inteligente señorita que dará el contrapunto al protagonista en Bioshock Infinite. “Hacer que esté presente en el mundo ha sido una de las cosas más difíciles e importantes que hemos hecho”, concluye Levine. Cuando llegue a la edad de traerle chicos a casa, veréis el disgusto.

Publicaciones relacionadas

Cerrar