Crítica Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos: ¡Ya la hemos visto!

Este 18 de noviembre se estrena en las carteleras españolas la película Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, la precuela spin-off de la saga Harry Potter.

El realizador David Yates (La leyenda de Tarzán) se encarga de plasmar en gran pantalla el libro de J.K. Rowling, del que ella misma ha escrito el guión. El director fue el responsable de adaptar las cuatro últimas entregas de Harry Potter; y, además de ésta, ya ha sido confirmado como director de las cuatro secuelas que tendrá las aventuras del mago Newt Scamander, encarnado por Eddie Redmayne (El Destino de Júpiter). Al oscarizado actor le acompañan Katherine Waterston (Steve Jobs), Ezra Miller (Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia), Colin Farrell (True Detective II), Samantha Morton (John Carter), Jon Voight (Woodlawn), Gemma Chan (Jack Ryan: Operación Sombra), Carmen Ejogo (Anarchy: La Noche de las Bestias), Ron Perlman (Sons of Anarchy), Christine Marzano (Dare to Be Wild), Dan Fogler (Hannibal – Serie de TV), Jenn Murray (Brooklyn), Elizabeth Moynihan (Black Mirror), Denis Khoroshko (Mother) y Zoe Kravitz (Mad Max: Furia en la Carretera).

Siete décadas antes de que apareciera Harry Potter, un excéntrico magizoólogo llamado Newt Scamander (Eddie Redmayne) es expulsado de Hogwarts por un incidente relacionado con una de sus criaturas mágicas. El joven mago emprenderá un viaje por el mundo para descubrir nuevas criaturas extraordinarias. Acompañado de una enigmática maleta repleta de todos los seres que ha coleccionado a lo largo de los años, llega a la Nueva York del año 1926. Al cruzarse por casualidad con Jacob Kowalski (Dan Floger), se producirá la fuga de algunos de los animales fantásticos de Newt, por lo que se verá obligado a solucionar el problema, antes de que se enteren tanto los magos como los Muggle.

Había dudas acerca del proyecto cuando se anunció que Warner Bros. llevaría al cine un libro que es en esencia un mero apéndice de criaturas mágicas. Así pues, en una jugada más retorcida que la ejecutada con El Hobbit, la productora indicó que no sólo haría una película, sino que serían tres, para luego ampliarse a cinco. Eso sí, la clave aquí es tener a la propia autora J.K. Rowling en el guión, lo que ayuda a mantener el contacto con el resto de la saga y evita posibles desaveniencias o salidas del tiesto respecto al universo mágico diseñado minuciosamente por la escritora británica, la cual se defiende estupendamente para ser su primer guión cinematográfico en solitario.

Otro enlace con la saga de Harry Potter es el director David Yates, que después de coger la saga del mago con gafas en La Orden Fénix, continúa con este spin-off precuela; aunque el cineasta no termina tan bien parado como J.K. Rowling. Esto es debido a que al igual que ocurriera con el resto de entregas dirigidas por él (y con la inocua, aburrida e innecesaria La Leyenda de Tarzán), Yates carece del talento para llevar la saga a otro nivel, con una falta de carácter y pasión cinematográfica de la que desbordaba El Prisionero de Azkaban de Alfonso Cuarón. A favor del director queda saber manejar las escenas de efectos especiales, aunque en el tramo final sea demasiado frenético y alocado el manejo de la cámara para las escenas de acción por las calles de Nueva York; y saber colocar la cámara en el lugar adecuado. Oficioso y eficiente, pero nada notable.

Por otra parte tenemos a un actor del talentazo de Eddie Redmayne como el protagonista de la historia, Newt Scamander; al que dota de una timidez e introversión adorables, pero del que aún se ven las secuelas de su introspección para encarnar al profesor Stephen Hawking (The Big Bang Theory), con algunos gestos y tics vistos en La Teoría del Todo. Eso sí, el intérprete da la talla y sabe dominar una trama tan sencilla como que se escapen unos animales fantásticos y haya que atraparlos antes de que destruyan la ciudad o alerten a los muggles (nomajs para los estadounidenses) de la presencia de magia en sus calles.

Una historia sencilla pero eficiente, que abre la puerta a unas secuelas más espectaculares y que enriquecerán más el universo potteriano, para regocijo de sus millones de fans repartidos por el mundo. Así pues, esta entrega sirve más de base para introducir nuevos personajes y viejos conocidos en sus próximas secuelas; especialmente las figuras de Albus Dumbledore y un Grindelwald que ya se sabe que será encarnado por Johnny Depp (Alicia a Través del Espejo).

Pero si funciona la película, más allá de sus formidables efectos especiales que volverán a pegar a la butaca a los espectadores como ya hiciera la saga de Harry Potter, es gracias a la buena pluma de J.K. Rowling creando y diseñando personajes; debido a que en esta ocasión sabe elaborar un cuarteto protagonista que no sólo funciona en escena, sino que tienen buena química entre ellos. Pero cabe destacar el papel de Jacob Kowalski, como toda la carisma que le impregna Dan Fogler.

Finalmente, Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos se posiciona como una buena primera entrega de una saga, una excelente forma de iniciar una franquicia, con suficientes incentivos como para querer saber qué más ocurrirá tanto con Newt Scamander como en el universo mago décadas antes de que apareciera Harry Potter. Sin embargo, la película no consigue igualar la magia (nunca mejor dicho) que poseían las ocho entregas ya estrenadas, aunque será un delicioso caramelo para los Potterhead y los neófitos en la materia, porque a pesar de vivir de ella, puede disfrutarse sin haberse visto la saga original (aunque se perderán cientos de detalles y menciones). Eso sí, siempre habrá algún graciosillo que al salir de la sala del cine diga que le gustó más el libro.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar