Crítica Ant-Man: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 24 de julio se estrena en las carteleras españolas la película Ant-Man, la nueva superproducción de Marvel Studios con el que pone fin a su espectacular Fase 2. Bajo la dirección de Peyton Reed (New Girl, Dí que sí), la cinta nos presenta a un nuevo superhéroe del universo cinematográfico compartido de Marvel, Ant-Man, encarnado por Paul Rudd (Juerga hasta el fin). También destacan en el reparto Michael Douglas (Plan en Las Vegas), Evangeline Lilly (El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos), Corey Stoll (The Strain), Michael Peña (Corazones de Acero) y Bobby Cannavale (Chef).

La historia comienza después de los acontecimientos narrados en Vengadores: La Era de Ultrón, en la que vemos como un arrepentido ladrón llamado Scott Lang será acogido como su pupilo por Hank Pym (Michael Douglas), al que entregará su traje de Ant-Man, con el que puede encogerse y agrandarse a voluntad y hablar con las hormigas. Así, junto a la hija de Pym, Hope (Evangeline Lilly), deberán detener a Darren Cross (Corey Stoll) y su obsesión por replicar el traje de Ant-Man.

De esta forma arranca el final de la Fase 2, de una manera inesperadamente espectacular y manteniendo el excelente nivel ofrecido por Marvel Studios hasta el momento. Así, la película de Peyton Reed logra sobreponerse a sus problemas de producción con el abandono de Edgar Wright y la reescritura del guión por parte de Adam McKay y el propio Paul Rudd

Ant-Man consigue con su lenguaje y trama, simple y refrescante, ofrecer un producto verdaderamente entretenido y muy divertido, dejando en el espectador tras terminar de verla la misma sensación de felicidad y satisfacción que al ver Guardianes de la Galaxia, de James Gunn. Esto es debido a que Marvel vuelve a entregarnos una comedia sincera, así como una aventura para toda la familia que fascinará a los más pequeños y entusiasmará a todos los amantes del universo cinematográfico compartido de La Casa de las Ideas.

Así las cosas, Ant-Man es un producto magnífico que sabe complementarse con el resto de películas de Marvel, pero también sabe buscar su propio espacio. Por ello, se ve aún la esencia impregnada por Wright, así como todo el humor aportado por los desvergonzados McKay y Rudd, que se conocen muy bien de colaboraciones anteriores como Los amos de la noticia. Así, la cinta de Reed es un sinfín de momentos divertidos, no sólo en los diálogos, sino también en su forma de saber explotar la gracia intrínseca y los diferentes puntos de vista de los cambios de tamaño del superhéroe.

A todo esto hay que sumarle unas actuaciones notables, especialmente la de Michael Peña, que con su rol secundario sabe atraer la atención del espectador, siendo un verdadero y divertido "robaescenas". Junto a él, destacan también un solvente Douglas como un curtido y cansado Pym, que no se fía de los Stark. Además de Evangeline Lilly, que se asegura un puesto en el universo Marvel, después de una irregular carrera iniciada con Perdidos y salvada del ostracismo con Peter Jackson, que con su personaje inventado logró convencer a más fans que los que legítimamente debían salir en las alargada en exceso trilogía de El Hobbit.

Por tanto, Ant-Man consigue situarse entre las mejores películas de Marvel Studios, y posiblemente el mejor estreno del estudio este 2015, superando a un titán como Vengadores: La Era de Ultrón en confianza y sinceridad. No tiene el mismo nivel de espectacularidad que la película de Joss Whedon, pero sí deja un mejor sabor de boca al espectador.

En resumen, Ant-Man se presenta como uno de los estrenos más importantes del verano, siendo seguramente el éxito sorpresa como lo fue el año pasado Guardianes de la Galaxia. Ant-Man convencerá a los fans más agnósticos a golpe de risa y de una trama bien fundada y que aportará más complejidad al universo Marvel.

Publicaciones relacionadas

Cerrar