Crítica Black Panther: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Black Panther: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 16 de febrero se estrena en las carteleras españolas el largometraje Black Panther, la nueva cinta de Marvel Studios que sigue expandiendo su universo compartido, con la primera película en solitario de Black Panther, personaje presentado en Capitán América: Civil War.

Black Panther está dirigida por Ryan Coogler (Creed: La Leyenda de Rocky) y cuenta con un guión firmado por el propio cineasta junto a Joe Robert Cole; basándose en los cómics del personaje creado por Jack Kirby y Stan Lee.

Black Panther cuenta con un reparto interpretativo formado por Chadwick Boseman (I Feel Good: La Historia de James Brown), Lupita Nyong'o (Star Wars: Los Últimos Jedi), Michael B. Jordan (Cuatro Fantásticos), Andy Serkis (La Guerra del Planeta de los Simios), Angela Bassett (American Horror Story: Roanoke), Forest Whitaker (La Llegada), Danai Gurira (The Walking Dead), Winston Duke (Modern Family), Daniel Kaluuya (Déjame Salir), Florence Kasumba (Wonder Woman), Letitia Wright (Black Mirror: Black Museum), Stan Lee (Spider-Man: Homecoming), Sterling K. Brown (American Crime Story: The People v. O.J. Simpson), Martin Freeman (El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos), Phylicia Rashad (Jean-Claude Van Johnson), Sydelle Noel (GLOW) y John Kani (Coriolanus), entre otros.

Detrás del traje de Black Panther está T'Challa quien, después de los acontecimientos de Capitán América: Civil War, vuelve a casa, a la nación de Wakanda, aislada y muy avanzada tecnológicamente, para ser proclamado rey y gobernar en sucesión del trono dejado por su fallecido padre. Pero la reaparición de un viejo enemigo pone a prueba el reinado de T'Challa, donde Black Panther se verá arrastrado a un conflicto que pone en peligro no solo el destino de Wakanda, sino posiblemente el del mundo entero. 

Marvel Studios presenta una de sus producciones más arriesgadas, aunque no tanto como lo fue en su momento Guardianes de la Galaxia y Ant-Man. En cambio, Black Panther ha tenido un gran acogimiento, y las expectativas para una película de un personaje nunca llevado al cine en una película propia son altamente grandes. De este modo nos encontramos ante una película novedosa, y que introduce en el universo cinematográfico compartido de Marvel algo que no se ha visto en otras producciones de La Casa de las Ideas: el drama.

A diferencia de Thor: Ragnarok, que optaba por el humor en cada escena, el enfoque que le da Ryan Coogler a Black Panther gira en torno al drama, predominando sobre el humor. Esto no quiere decir que no haya humor, que lo hay, pero no tan excesivo como en otras producciones del estudio. Así, el debut en solitario del superhéroe africano se convierte en la cinta más madura, adulta y seria del estudio, con personajes bien definidos y un trasfondo político muy acorde con la situación actual en Europa.

Así las cosas, nos encontramos con un T'Challa moralmente hundido tras los acontecimientos ocurrido en Capitán América: Civil War, abrumado por convertirse en rey, sin saber si realmente está preparado para ser el líder que necesita su pueblo. Este contexto se muestra de forma realista y madura, envolviendo todo en un aura de tecnología futurista, pero que no se desprende de sus valores y tradiciones milenarias.

A esto ayuda la introducción de personajes nuevos que saben nutrir al universo cinematográfico de Marvel de nuevos colores, contextos y prismas no vistos anteriormente, dando profundidad y tridimensionalidad a una historia que sabe dejar atrás el arquetipo de película de orígenes y prefiere pasar página contando lo imprescindible para conocer al personaje, sin ver los primeros pasos del héroe, con ya ocurriera con Spider-Man: Homecoming el año pasado.

De esta forma, Ryan Coogler sabe construir una historia fuerte y equilibrada, que no se hace pesada en ningún momento a pesar de su a primera vista larga duración (134 minutos). A esto ayuda un Chadwick Boseman al que no le pesa en absoluto llevar la película sobre sus hombros, y unos personajes co-protagonsitas y secundarios que engordan el plantel de héroes de Marvel de forma enriquecedora, no sobrando ningún papel; aunque, tal vez, haya más de uno algo desaprovechado, como Forest Whitaker (Zuri) o Sterling K. Brown (N'Jobu), así como alguno algo desubicado, como Daniel Kaluuya (W'Kabi).

Junto a esto, el gran atractivo de la película también es disfrutar del arrebatador poderío que aportan actrices como Lupita Nyong'o (Nakia), Danai Gurira (Okoye) y Letitia Wright (Shuri); mostrando que el universo Marvel también tiene mujeres fuertes, que saben cuidarse y defenderse sin ayuda del superhéroe masculino de turno, donde Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Wanda Maximoff / Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) no están solas. A su vez, el desparpajo de Andy Serkis como Ulysses Klaue aporta los diálogos más divertidos y socarrones de la película.

Por su parte, también cabe destacar la labor de Michael B. Jordan como el villano, Erik Killmonger; que, aunque no es el mejor enemigo al que se han enfrentado nuestros superhéroes a lo largo de las casi veinte películas estrenadas ya por Marvel Studios (puesto reservado a Loki, a la espera de que Thanos le quite el trono), si puede decirse que es de los mejores. Donde, a pesar de que el villano tenga poderes similares, pero los usa para el mal y esto permita que sea igualitaria la batalla; su plan no es tan absurdo como en otras películas, siendo más elaborado y a menor escala. Su trasfondo está más equilibrado, y sus ambiciones están mejor definidas.

En resumen, Black Panther es la película más seria de Marvel Studios, donde la mano de Ryan Coogler se nota en cada fotograma, y siempre para bien. De esta manera, el rey de Wakanda nos regala una de las películas más complejas y completas del universo cinematográfico compartido de Marvel, optando más por el drama bien definido que por la comedia.

Publicaciones relacionadas

Cerrar