Crítica Deadpool 2: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Deadpool 2: ¡Ya la hemos visto!

El viernes 18 de mayo se estrena en las carteleras españolas el largometraje Deadpool 2, la secuela de la exitosa película protagonizada por Ryan Reynolds, con el que por fin se hace justicia en la gran pantalla al mercenario bocazas.

Tras el éxito de la primera entrega, logrando ser un taquillazo a pesar de ser calificada para mayores de edad en la mayoría de los países donde se estrenó, el director Tim Miller (Terminator 6) fue confirmado rápidamente para dirigir la continuación de la historia, Deadpool 2. Sin embargo, diferencias creativas y en cuanto a presupuesto con el actor protagonista y los productores, al no querer gastar más dinero en comparación con la primera y respetar la misma línea con la que triunfaron con la primera, desencadenó en su abandono de la silla de dirección; un lugar que fue ocupado por David Leitch, que venía de triunfar gracias a John Wick: Otro Día Para Matar. En cuanto al guión, volvía a contar con las afiladas plumas de Rhett Reese y Paul Wernick, encargado de arrancarnos carcajadas y logar infinidad de referencias culturales, y de sobra conocidos por su labor en Bienvenidos a Zombieland.

Además de Ryan Reynolds (El Otro Guardaespaldas), el reparto de Deadpool 2 está formado por Zazie Beetz (Atlanta), Josh Brolin (Vengadores: Infinity War), Morena Baccarin (The Flash), T.J. Miller (Emoji: La Película), Karan Soni (Cazafantasmas), Brianna Hildebrand (The Exorcist – TV Serie), Leslie Uggams (Empire), Jack Kesy (Baywatch: Los Vigilantes de la Playa), Julian Dennison (A la Caza de los Ñumanos), Eddie Marsan (Ray Donovan), Lewis Tan (Into the Badlands), Bill Skarsgård (It), Rob Delaney (Catastrophe), Terry Crews (Brooklyn Nine-Nine), Shiori Kutsuna (Final Fantasy XV: Kingsglaive), Luke Roessler (Arrow), Scott Vickaryous (Fringe), Tanis Dolman (Death Note), Alan Tudyk (Vaiana), Hayley Sales (Supergirl), Nikolai Witschl (Sobrenatural), Stefan Kapicic (Zora Dubrovacka) y Andréa Vawda (Snapatoonies), entre otros.

De nuevo basado en el anti-héroe menos convencional de Marvel, Deadpool 2 prosigue narrando las aventuras y desventuras de un ex-operativo de la fuerzas especiales llamado Wade Wilson, que reconvertido en héroe tras reencontrarse con su novia perdida (Morena Baccarin), aprovechará sus poderes de curación rápida para acabar con los malvados a los que nadie más quiere o puede enfrentarse. Pero su rutina de patear culos de villanos se verá interrumpida cuando Cable (Josh Brolin) venga del futuro con oscuras intenciones, y Deadpool deberá decidir si ayudar o detener a Cable en su siniestra venganza. 

Después de que Deadpool fuera la mejor película de superhéroes de 2016, en un año en el que se estrenó Capitán América: Civil War y Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, la apuesta personal de Ryan Reynolds de hacer justicia con el personaje que destrozó en X-Men Orígenes: Lobezno dio sus frutos, y los amantes de los cómics y del cine de superhéroes nos sorprendimos ante una película que sabía reírse de sí misma, burlarse de su actor protagonista y hacernos soltar carcajadas mientras rompía la cuarta pared constantemente. Así pues, mucho se esperaba de esta continuación, y muchos temíamos que la salida de Tim Miller de la silla del director significase una merma considerable en el excelente resultado de la anterior entrega.

Sin embargo, lejos de mermar el resultado final, Deadpool 2 sabe crecer, explorar nuevos aspectos y buscar nuevas metas en su humor sádico, retorcido, brutal y explícito. En esta secuela, Deadpool es más malhablado, más vulgar y con más escenas de violencia y gore. Da todo lo que piden los fans del personaje creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza. A su vez, se nota la mano de David Leitch, acostumbrado a dirigir con buen pulso las escenas de acción, viendo el buen resultado en las películas John Wick: Otro Día Para Matar y Atómica. Y en el guión, se nota la confianza y amor de Ryan Reynolds por el personaje, siendo más mordaz, más imprevisible, más obsceno y arrancándote decenas de carcajadas.

En cuanto al reparto, aunque se echa de menos que se haya reducido el papel de Coloso Negasonic Teenage Warhead respecto a la primera entrega, los nuevos fichajes dan mucho juego y permiten que esta segunda parte sea tan divertida y tan cañera como se esperaba. A la ya anunciada en la escena postcréditos incorporación de Cable, se une la de Domino; y si bien el primero se luce en su papel de tío duro e implacable, con los constantes piques con Deadpool y la forma en la que el mercenario bocazas saca partido de sus escenas en común para hacer mil referencias a la cultura pop, ya sea metiéndose con DC y Marvel a partes iguales; la incorporación de Domino es una delicia, un personaje con una habilidad fascinante y que da mucho juego en la cinta, con situaciones divertidas y espectaculares en base a la suerte. En cuanto a Julian Dennison, su papel de Russell es demasiado similar al realizado como Ricky en la cinta A la Caza de los Ñumanos, aunque eso no significa que no se luzca en su papel, con toques «gangtas».

Así las cosas, Deadpool 2 sabe coger las virtudes de la primera entrega y multiplicarlas, donde puede que haya perdido algo de frescura y de sorpresa, pero eso no implica que no sea tan divertida como la original, llegando a ser más cafre y sus pullas más hirientes; además de tener cameos y situaciones totalmente impredecibles y fantásticas, que todo fan del cine en general y del cine de superhéroes en particular disfrutará totalmente.

En resumen, Deadpool 2 vuelve a dar lo que promete, regalándonos una cinta de acción y humor a raudales, con chistes y violencia sin cortapisas, sin censura y con referencias y pullas para todo el mundo, incluso para el propio Ryan Reynolds, el primero en reírse de sí mismo. Si te encantó la primera entrega, Deadpool no te defraudará, y te encantará la escena a mitad de los créditos (no hay escena una vez terminados los créditos finales). Por todo ello, vas a querer volver a verla según salgas de la sala de cine.

Publicaciones relacionadas

Cerrar