Crítica Doctor Strange: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Doctor Strange: ¡Ya la hemos visto!

Este 28 de octubre se estrena en las carteleras españolas la película Doctor Strange (Doctor Extraño), la segunda película de la Fase 3 de Marvel Studios, que arranca después de los acontecimientos narrados en Capitán América: Civil War y que se trata de una historia de orígenes, algo de lo que ya nos habíamos olvidado en el universo cinematográfico compartido de La Casa de las Ideas.

Scott Derrickson (Líbranos del Mal) se basa en los personajes creados por Stan Lee y Steve Ditko para introducir la magia en la Fase 3 de su universo compartido cinematográfico de Marvel Studios. Protagonizada por Benedict Cumberbatch (Zoolander No. 2) como doctor Extraño, al carismático actor se le unen Chiwetel Ejiofor (Marte: The Martian), Rachel McAdams (Spotlight), Michael Stuhlbarg (Steve Jobs), Mads Mikkelsen (Rogue One: Una Historia de Star Wars), Tilda Swinton (Y de Repente Tú), Benjamin Bratt (Infiltrados en Miami), Neve Gachev (Kingsman: Servicio Secreto), Amy Landecker (Project Almanac), Scott Adkins (Agente Contrainteligente), Dante Briggins (Search Party), Tony Paul West (Eddie el Águila), Daniel Eghan (Melanie: The Girl With All the Gifts) y Jill Buchanan (Bridget Jones' Baby), entre otros intérpretes y cameos.

El Dr. Stephen Strange (Benedict Cumberbatch) es un mundialmente conocido neurocirujano cuya vida no volverá a ser la misma después de que un terrible accidente de tráfico le impida seguir operando. Como la medicina tradicional fracasa con su caso, se verá obligado a buscar una curación en Kamar-Taj. Sin embargo, no tardará en averiguar que allí se está librando una batalla contra fuerzas oscuras e invisibles dispuestas a destruir nuestra realidad. Para proteger el universo, el Dr. Strange será dotado de poderes mágicos y obligado a elegir entre regresar a su vida de privilegios y estatus social, o bien dejarlo todo para defender al mundo, convirtiéndose en el hechicero más poderoso.

 

Así arranca uno de los proyectos más arriesgados de Marvel Studios, con un director curtido en películas de terror de bajo presupuesto y que pinchó en hueso con su última superproducción de estudio, Ultimatum a la Tierra. En esta ocasión, el estudio le brinda unos efectos especiales de auténtica vanguardia, que sorprenderán al espectador por su ingeniería visual y su capacidad para exponer al fan neófito en los cómics del Hechicero Supremo de Marvel una explicación a todo el universo de posibilidades que puede ofrecer la inclusión de la magia en las películas de Marvel Studios.

Sin embargo, la dirección de esta historia de orígenes no deja de ser correcta, sin innovar, limitándose a contar la historia como debe ser y de forma que cualquier espectador pueda comprender lo que le están contando, pero sin ofrecer escenas que se conviertan en icónicas. Así pues, Doctor Strange es una buen película, solvente y sumamente entretenida, pero le falta ese punto, ese toque de carisma que hace tan especiales a películas como Iron Man o Guardianes de la Galaxia. Quizás sea la falta de personajes tan carismáticos, o de nuevo la presentación de un villano espejo del héroe que tampoco da la talla. Personalmente, no entra en mi Top 5 de películas de Marvel.

 

Pero claro, también tiene escenas divertidas, easter eggs y momentos espectaculares; así como al aparición de algunos personajes que pueden dar mucho juego en próximas películas del universo cinematográfico de Marvel, no necesariamente la secuela de las aventuras del Hechicero Supremo de Marvel, pero que no pueden revelarse por motivos de spoilers.

A su vez, frente a la excelente introducción del mundo mágico en el universo compartido, la película adolece de no ofrecer una mejor evolución del doctor Extraño, puesto que no se aprecia de forma deseada el drástico cambio del arrogante neurocirujano al héroe desinteresado, siendo aquí el cambio más liviano, menos brusco. Por tanto, nos encontramos ante un personaje que se asemeja demasiado a la figura de Tony Stark, como si quisiera tener un recambio para cuando agoten la pila de Robert Downey Jr.

De esta forma, Doctor Strange (Doctor Extraño) es una nueva muestra de la diferentes facetas que puede mostrar Marvel Studios, tocando diferentes palos y que todos estén unidos bajo el mismo universo cinematográfico compartido. Es cierto que no es una película redonda, pero que no ofrece ni altibajos ni grandes secuencias transcendentales, más allá de sus sobrenaturales efectos visuales. A su vez, se echa en falta una mejor banda sonora de Michael Giacchino, que se ha limitado a modificar la partitura ya compuesta para Star Trek.

En resumen, la nueva película de Marvel es lo suficientemente entretenida para disfrutarla, sencilla como para comprenderla sin haberse leído los cómics, divertida y blanca como para llevar a los pequeños de la casa; y, ante todo, una excelente puerta abierta para introducir la magia y a un personaje tan importante como Doctor Extraño a este universo compartido que no solo no para de crecer, sino que sigue sin dar muestras de agotamiento.

Publicaciones relacionadas

Cerrar