Crítica Escuadrón Suicida: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Escuadrón Suicida: ¡Ya la hemos visto!

Este viernes 5 de agosto se estrena en las carteleras españolas la película Escuadrón Suicida, la nueva película de superhéroes y súpervillanos que extiende el universo cinematográfico de DC, basándose en los malos de los cómics, en vez de en sus héroes más conocidos.

Así pues, Escuadrón Suicida está dirigida por David Ayer, cineasta responsable del film bélico Corazones de Acero, que contaba con Brad Pitt como gran reclamo de su reparto. En esta ocasión, cambia a los héroes por los villanos, en una cinta que trata de reconquistar al público tras la tibia acogida que sufrió Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, de Zack Snyder.

Escuadrón Suicida aglutina un reparto espectacular, con estrellas de la talla de Will Smith (Focus), Jared Leto (Dallas Buyers Club), Margot Robbie (La Leyenda de Tarzán), Ben Affleck (Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia), Jai Courtney (Terminator Génesis), Joel Kinnaman (Una Noche Para Sobrevivir), Viola Davis (Cómo Defender a un Asesino), Cara Delevingne (Pan: Viaje a Nunca Jamás), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Thor: El Mundo Oscuro), Adam Beach (Banderas de Nuestros Padres), Jay Hernandez (Hostel 2), Scott Eastwood (Fast & Furious 8), Jim Parrack (Una Noche en el Viejo México), Ike Barinholtz (Malditos Vecinos 2), Corina Calderon (Asesinato en Primer Grado), Alex Meraz (La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 2), David Harbour (The Equalizer) y la debutante Karen Fukuhara como Katana.

Ante un ataque de un invasor hostil al que el gobierno de Estados Unidos no puede frenar, Amanda Waller (Viola Davis), la máxima responsable de la agencia secreta A.R.G.U.S., ofrece como solución que le permitan reclutar a los villanos más crueles, pero con habilidades letales y mágicas; para que trabajen para el gobierno y solucionen el problema. Sin demasiadas opciones a su favor, algunos de los súpervillanos más peligrosos del planeta accederán a colaborar con el Ejército en esta peligrosa misión secreta, sin que nadie garantice que vuelvan con vida, con tal de tener una segunda oportunidad fuera de la prisión.

Después de que la oscura y demasiado seria y solemne Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, David Ayer aprende de los errores de Zack Snyder y nos ofrece un producto más ligero y divertido. De este modo, Escuadrón Suicida se posiciona como la mejor cinta de este universo cinematográfico compartido de DC que acaba de nacer y que siempre será comparado con el éxito de Marvel Studios. Sin embargo, el espectador no puede equivocarse y esperar ni el descaro de Deadpool ni la camadería de Guardianes de la Galaxia. Escuadrón Suicida es diferente, dando algo de luz a un universo que parecía que Zack Snyder y el nefasto guionista David S. Goyer se habían empeñado en enterrar bajo capas de oscuridad y épica forzada.

Así las cosas, David Ayer nos ofrece un guión que no ganará premios, pero que sirve para contarnos una historia entretenida, simple, espectacular y rebosante de personajes interesantes y que ya iba siendo hora que ganaran protagonismo en la gran pantalla. En este aspecto cabe destacar que estos terribles villanos son rebozados con la etiqueta de antihéroes, es decir, que no son tan malos como cabría esperar de ellos, y que acaban haciendo lo correcto para salvar el mundo, más allá de la forma en la que Amanda Waller les tiene controlados, que al igual que los cómics es mediante un dispositivo explosivo colocado en sus respectivos cuellos.

Pero más allá de este apunte, la historia transcurre con brío, sin grandes altibajos, permitiendo al espectador conocer a los villanos a través de una serie de flashbacks que tampoco aclaran sus orígenes o cómo obtuvieron sus habilidades; sino explicando cómo han acabado bajo el yugo de Waller. Respecto a las actuaciones, la Harley Quinn de Margot Robbie se coloca como la gran robaescenas de la función, capaz de conquistar al espectador con sus frases, sus gestos o su manera de ser. También destaca Will Smith, con un papel de malo novedoso en su filmografía, pero que sabe moverse a gusto, liderando este grupo de villanos sin nada en común y sin entrenamiento, que serán enviados a salvar el mundo para ver reducidas sus respectivas condenas.

Junto a ellos, es inevitable hablar del Joker de Jared Leto, una interpretación del payaso criminal que aguanta el tipo si se valora de forma aislada (aunque parezca menos perturbado que el Lex Luthor de Jesse Eisemberg), pero que pierde la batalla si se le compara con el ofrecido por el malogrado Heath Ledger, e incluso con la versión de Jack Nicholson. El resto cumple con su papel, sin mayores pretensiones que la de formar parte de este atípico grupo; salvo Viola Davis, que sabe dibujar con fiereza la implacable y cruel líder de A.R.G.U.S., de una manera más cercana a los cómics que la vista en la serie Arrow, y que dan ganas de no tenerla como enemiga.

Así pues, Escuadrón Suicida se presenta como un producto menos complejo y mucho más divertido y ameno que Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, que conoce sus límites y no pretende alcanzar las cotas de épica y escenas presuntuosas que dilapidaron a la primera aparición en la gran pantalla de la Trinidad de DC. Envuelta en la mejor banda sonora original de la historia del género de superhéroes, David Ayer nos regala auténticos temazos para aderezar esta historia que empieza a encauzar un universo que había empezado demasiado lúgubre.

En resumen, Escuadrón Suicida es una cinta de acción que será plenamente disfrutable por los fans de los superhéroes, con grandes efectos especiales y una historia muy entretenida que sabe abrir el marco iniciado por Zack Snyder a nuevas y diferentes experiencias. No es una película redonda, pero indudablemente deja mejor sabor de boca que Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar