Crítica Ex_Machina: ¡Ya la hemos visto!

El próximo viernes 27 de febrero se estrena en las carteleras españolas la película Ex_Machina, dirigida por el debutante Alex Garland, al menos como director, puesto que tiene amplia experiencia como guionista de ciencia ficción, después de su labor en películas como Dredd, Sunshine y 28 días después. Cuenta con un reparto escaso, pero rebosante de talento y de futuro, encabezado por Alicia Vikander (El séptimo hijo), Domhnall Gleeson y Oscar Isaac, donde a estos últimos les veremos en una galaxia muy, muy lejana el próximo mes de diciembre, en Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.

La historia nos cuenta cómo en un futuro no muy lejano, Caleb (Domhnall Gleeson), un programador de una enorme empresa tecnológica, gana un concurso entre los empleados de la empresa para pasar una semana de vacaciones en la mansión del jefe de la empresa. Pero una vez allí, Nathan (Oscar Isaac) le explica que su visita estaba preparada, porque quería que interactuase con la primera inteligencia artificial del mundo, llamada Ava (Alicia Vikander). La misión de Caleb es analizar si Ava puede comprender y aprender, mientras que Ava analizará a Caleb para ver si puede incluirle en sus planes secretos.

Así arranca una cinta de ciencia ficción sencilla, sin grandes alardes técnicos pero formidable en el diseño de esta criatura robótica con inteligencia artificial muy sombría y astuta interpretada ferozmente por la sueca Alicia Vikander. Alex Garland nos ofrece un debut muy solvente, sobresaliente, con muchísimas luces y pocas sombras para crear una historia envolvente desde la primera toma. 

Ex_Machina es un producto inteligente, una lucha de poder entre el hombre y la máquina, una película bien engrasada que sabe hacer enormes sus escasos medios, sabe exprimir cada plano y presentar una duda moral en el espectador. ¿Por qué esa necesidad de crear inteligencia artificial? ¿Por qué querer sentirse un Dios? ¿Por qué obsesionarse con crear un producto superior intelectualmente y que rápidamente puede considerarnos unos simples simios tímidamente avanzados?

De esta forma, cada diálogo entre Caleb y Ava abre una puerta, y cada conversación entre Nathan y Caleb abre otra a las dudas que plantea la creación e interacción con la inteligencia artificial, y la construcción del primer robot inteligente, cada vez más cercano. Así pues, Garland nos presenta una criatura de Frankenstein moderna, que quiere aprender, comprender, conocer mundo y que sobrepasa las propias capacidad deseadas por su creador, que oculta mucho más de lo que aparenta.



Sin embargo, una película de este estilo, tan íntima y hermética no hubiera sido posible sin la gran conexión existente entre el trío protagonista, que demuestran su gran talento y capacidad de que el espectador conecte con ellos, tan diferentes entre ellos, pero que todos buscan los mismo, es decir, respuestas. Por supuesto, la cinta nos generará más preguntas y más dudas en este pulso entre el hombre y la máquina, y cómo el alumno supera al maestro.

En resumen, Ex_Machina se convierte en un formidable debut de Garland, que aunque con sus inevitables fallos en la trama y desenlace, ofrece un espectáculo de ciencia ficción a través de una reflexión profunda sobre la inteligencia artificial y el deseo del hombre de convertirse en Dios, de abarcar más de lo que comprende, de encontrar respuestas. Por tanto, nos encontramos ante una de las cintas de ciencia ficción imprescindibles de 2015.

Publicaciones relacionadas

Cerrar