Crítica Ready Player One: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Ready Player One: ¡Ya la hemos visto!

El jueves 29 de marzo se estrena en las carteleras españolas el largometraje de ciencia ficción Ready Player One, una cinta basada en la obra literaria de Ernest Cline que le da nombre y que está protagonizada por Tye Sheridan. Ready Player One, además, está dirigida por Steven Spielberg y su guion ha sido adaptado por Zak Penn.

Ready Player One cuenta con un reparto interpretativo formado por Tye Sheridan (X-Men, Joe), Olivia Cooke (Bates Motel, Katie says goodbye), Ben Mendelsohn (Rogue One: Una historia de Star Wars, El caballero oscuro: la leyenda renace), T.J. Miller (Deadpool, Transformers: La era de la extinción), Mark Rylance (Dunkerque, Mi amigo el Gigante), Simon Pegg (Misión Imposible, Star Wars) y Hannah John-Kamen (Tomb Raider, Star Wars: El Despertar de la Fuerza), entre otros.

La película nos sitúa en un futuro cercano en el que la tecnología y la realidad virtual han evolucionado a pasos agigantados, tanto que la humanidad vive con igual o más implicación su día a día cuando tienen unas gafas de VR puestas que cuando están sin ellas. La mayor revolución en este aspecto ha llegado gracias a OASIS, un enorme universo en el que cada persona tiene su propio avatar, así como su propia vida y un montón de posibilidades. Como sucede en cualquier videojuego, estos personajes o avatares pueden ir subiendo de nivel, obtener unas recompensas con las que mejorar su equipamiento, así como si caen eliminados se topan con la pérdida de sus bienes más preciados en la realidad virtual.

Una vez que la película nos presenta este gran mundo virtual se nos da a conocer que el inventor de tal genialidad, James Donovan Halliday (Mark Rylance), murió hace unos años, pero antes de fallecer dejó un gran premio de OASIS para quien fuese capaz de encontrarlo. De esta forma toda la comunidad se encuentra involucrada en la búsqueda sin éxito de las llaves que ayuden a encontrar dicho premio, por lo que el elenco de personajes principales con Wade Watts (Tye Sheridan) a la cabeza se encomiendan la misión de descubrir todos los secretos.

En la búsqueda del Easter Egg que escondió Halliday no solo está inmersa la sociedad, también hay grandes empresas con centenares de trabajadores que dedican sus jornadas a tal meta. Un ejemplo de ello es Innovate Online Industries, la empresa liderada por Nolan Sorrento (Ben Mendelsohn), quien no duda en usar todas sus armas para lograr su objetivo.

El desarrollo de la película nos presenta dos factores de cada uno de los personajes principales, su propia persona y el personaje que habita dentro de OASIS. El mayor peso de la historia reside dentro de la realidad virtual, dado que el «juego de buscar el Easter Egg» supone uno de los pilares fundamentales de la historia, pero también podemos ver cómo lo que ocurre en la vida real puede llegar a afectar a lo que pasa dentro del juego.

Sin lugar a dudas el mayor problema que presenta Ready Player One es que no toda la película brilla por igual, y precisamente toda la historia y los acontecimientos que transcurren en la vida real presentan mucho menos interés que todo aquello que transcurre en OASIS. Los personajes ofrecen mucha más profundidad en la realidad virtual y cuando nos topamos con escenas de la vida real se nota un desnivel muy importante en el planteamiento y en la presentación de estos. Puede que esto también sea debido a que nos encontramos con un elenco de actores que quizás no es demasiado atractivo.

Un factor importante durante la cinta son la cantidad de referencias a películas y videojuegos de los años 80, o al menos era así en el libro, ya que la película ha incorporado estas y muchos otros guiños de personajes y títulos de los días que corren. Al descubrir la cantidad de referencias puede parecer que están metidas con calzador, pero su presentación no se hace pesada en ningún momento.

Podríamos citar decenas de videojuegos de ayer y de hoy que tienen presencia en la película, pero eso es mejor descubrirlo por uno mismo, por lo que solo te adelantamos que hacen acto de presencia videojuegos como Doom, Street Fighter o Battletoads, hasta otros más modernos como Overwatch o Halo. De igual forma, también hay hueco para referenciar a otras películas como King Kong, Suicide Squad (cuya segunda parte por cierto contará con el guion de  Zak Penn) o El Gigante de Hierro, así como un largo etcétera.

En cierto sentido se podría decir que Ready Player One es una crítica a los avances que están surgiendo en la tecnología, o, mejor dicho, una crítica al uso abusivo que las personas están dando a tales avances. De igual forma el ansia de poder de una organización queda presente en la cinta, lo que se podría traducir como la lucha que vivimos a día de hoy entre las marcas que quieren liderar el mercado de las ventas.

Como ocurre con tantas adaptaciones de la literatura a la gran pantalla, nos encontramos con algunos acontecimientos, e incluso personajes, que no aparecen en la obra de Ernest Cline, pero el tratamiento de la narración por parte de Spielberg y Zak Penn ha respetado las partes más importantes. En este sentido se nota cierto toque para atraer la atención del público más joven, de forma que a todos los elementos de carácter ochentero se han sumado otros más actuales. Por su parte, la banda sonora compuesta por Alan Silvestri acompaña fielmente la atmósfera creada por Spielberg.

En resumen, Ready Player One es una película de ciencia ficción con la que es muy fácil disfrutar y salir contento del cine, ya que su propuesta es clara, directa y no se anda con rodeos para contar una historia que quienes han leído el libro de Ernest Cline ya conocerán, siempre contando con algunos cambios de guion respecto a la narración original. Es cierto que no todo el conjunto de la película brilla por igual, pero aun así es una cinta muy bien presentada y que desde los primeros minutos capta la atención del espectador. Además la cantidad de referencias a películas y videojuegos hace las delicias de cualquier persona con cultura cinéfila o videojueguil.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar