Crítica Resident Evil: Capítulo Final: ¡Ya la hemos visto!

Crítica Resident Evil: Capítulo Final: ¡Ya la hemos visto!

Este 3 de febrero se estrena en las carteleras españolas la película Resident Evil: Capítulo Final, la última entrega de la adaptación cinematográfica de la famosa franquicia de videojuegos, protagonizada por Milla Jovovich.

Paul W. S. Anderson escribe y dirige esta sexta y última entrega de una saga cinematográfica que siempre ha tenido más éxito entre el público que entre la crítica. El director se ha encargado de todas las películas, a excepción de la segunda y la tercera entrega. Todas ellas han sido protagonizadas por Milla Jovovich, descubierta por Luc Besson para protagonizar El Quinto Elemento. A la actriz le acompañan Li Bingbing (Transformers: La Era de la Extinción), Ali Larter (Héroes), Ian Glen (Juego de Tronos), Shawn Roberts (Resident Evil 5: Venganza), Ruby Rose (xXx: Reactivado), Eoin Macken (El Bosque de los Suicidios), William Levy (Term Life) y Fraser James (Más Allá del Mar).

La humanidad está al borde de la extinción, por lo que Alice (Milla Jovovich) deberá regresar a donde la comenzó la pesadilla, a Raccoon City; lugar en el que la Corporación Umbrella está reuniendo fuerzas para lanzar un último ataque que extermine a los últimos supervivientes del apocalipsis. En esta carrera contrarreloj, Alice tendrá que unir fuerzas con viejos y con un inesperado aliado en una batalla contra hordas de zombis, nuevos monstruos mutantes y los líderes principales de la Corporación Umbrella.

Paul W. S. Anderson nos entrega un final digno para una saga demasiado estirada, donde tras una aceptable cuarta entrega y una muy decepcionante continuación, esta sexta y última parte consigue insuflar algo de vida a la franquicia, lo justo como para darle un final que pueda contentar a los fans de las películas y del videojuego en el que se basa. La cinta contiene pocos aspectos originales, pero los suficientes como para contentar a unos espectadores deseosos de acción.

Esto es debido a que la acción prácticamente no para, aunque sea bajo la dirección caótica de Anderson, que no permite disfrutar de las coreografías debido a su brusco manejo de la cámara. Su intento de rodar secuencias frenéticas impide disfrutar de ellas, siendo un atropello de escenas en la que es complicado seguir el hilo.

Al menos, el cineasta firma un guión suficientemente solvente como para mantener el nivel de ritmo y una trama sin demasiados agujeros e incoherencias, que encaja con la evolución de la franquicia y consigue conectar con la primera parte; cerrando el círculo argumental y ofreciendo algunas respuestas que han estado deambulando por la saga a lo largo de sus diferentes entregas.

Ante todo, cabe destacar el papel de Milla Jovovich, la gran valedora de la cinta y su principal pilar. No solo en el argumento, sino también por la vida que insufla a ésta, siendo la que más confía en la película y la que acumula las mejores secuencias, como no podía ser de otro modo. En el punto opuesto se sitúan los villanos, con un Wesker que es un maniquí y que desmerece en exceso la figura representada de él tanto en los videojuegos como en anteriores entregas; como Ian Glen, que lejos de su papel reseñable en Juego de Tronos, donde dentro de su mesura ofrece multitud de matices, aquí simplemente aparece totalmente desatado, ridículo y nada carismático.

En resumen, Resident Evil: Capítulo Final es un final digno para la saga, con secuencias espectaculares, muchas referencias a anteriores entregas (especialmente a la primera), y la sensación de que acaban en el mejor momento, con un buen final y una entrega equilibrada (aunque siempre mejorable).

Publicaciones relacionadas

Cerrar