Crítica Star Trek: Más Allá: ¡Ya la hemos visto!

Este viernes 19 de agosto se estrena en las carteleras españolas la película Star Trek: Más Allá, la tercera entrega de la franquicia trekkie, creada por Gene Roddenberry y lanzada nuevamente por J.J. Abrams en el año 2009.

Dirigida por Justin Lin (de la saga Fast & Furious), Star Trek: Más Allá cuenta con un reparto encabezado por Chris Pine (Cómo Acabar Sin tu Jefe 2), Zachary Quinto (Hitman: Agente 47), Zoe Saldana (Guardianes de la Galaxia), Karl Urban (Dredd), Simon Pegg (Misión Imposible: Nación Secreta), Anton Yelchin (Green Room), John Cho (American Pie: El Reencuentro), Idris Elba (Vengadores: La Era de Ultrón), Sofia Boutella (Kingsman. Servicio Secreto), Joseph Gatt (Star Trek: En la Oscuridad), Deep Roy (Charlie y la Fábrica de Chocolate), Lydia Wilson (Black Mirror: El Himno Nacional), Joe Taslim (Fast & Furious 6), Adam DiMarco (Lecciones de Amor), Ashley Edner (Poseídos) y Christian Sloan (Even Lambs Have Teeth).

El USS Enterprise, la nave insignia de la Flota Estelar, dirigida por el capitán James T. Kirk (Chris Pine), inicia su viaje de 5 años por el universo inexplorado, para asegurarse de la protección de la Tierra y del resto de planetas aliados. Pero la tranquilidad durará poco, debido a que en una nebulosa de la que nadie ha vuelto, llega una señal de socorro, procedente de una nave que está siendo atacada por el despiadado Krall (Idris Elba). Kirk, Spock (Zachary Quinto) y el resto de la tripulación deberán enfrentarse al mayor enemigo que ha conocido la Humanidad, y acabar con él antes de que se vengue de ella por su doloroso pasado.

Después de que las alarmas de los trekkies y nuevos amantes de la saga se disparasen tras abandonar JJ Abrams el barco en favor de la dirección de Star Wars: El Despertar de la Fuerza, el proyecto inició un torbellino de incertidumbre y malos augurios que pasaron por el despido de Roberto Orci de la dirección y guión, así como la contratación del actor Simon Pegg para escribir un guión más cercano al éxito de Guardianes de la Galaxia y menos oscuro que las entregas de JJ Abrams. Para la dirección, apostaron por Justin Lin, un director preparado para la acción gracias a las cuatro entregas de Fast & Furious de la que es responsable.

Así pues, el resultado de tal decisión resulta palpable en la cinta que se estrena ahora, con un producto menos intenso y más infantil, con más comedia y menos tensión; pero, ante todo, con una entrega mucho menos duradera y que transmite menos emoción que las dos anteriores. De esta forma, Star Trek: Más Allá prescinde de la intensidad y poder otorgados por JJ Abrams para entregar un producto divertido pero ligero, demasiado ligero; el cual puede entenderse como el típico capítulo de una serie a mitad de temporada que no entorpece, pero que no aporta nada nuevo al conjunto, sólo añade más entretenimiento.

Esto último es debido a que en la tercera entrega de Star Trek no se aprecia el "Más Allá" al que alude el título, solamente una cinta espectacular y muy entretenida, pero que aporta poco a la historia reelaborada en el años 2009; donde los personajes no avanzan, no evolucionan, sólo tienen una aventura más, de la que la trama de la cuarta parte puede prescindir en absoluto y tenerla como no vivida esta peripecia espacial.

A la historia tampoco ayuda desperdiciar a un actor como villano de la altura de Idris Elba, que se dibuja como un personaje sin motivaciones serias para sus maquiavélicos planes, que no se explica bien su evolución ni los motivos por los que toma sus decisiones, ni tampoco cómo realmente ha conseguido toda la infraestructura e información que posee. [SPOILER] Por no hablar del hecho de que sus naves de combate son en realidad máquinas para la minería terrestre, por lo que no deberían estar preparadas ni para salir al espacio ni para el combate [SPOILER].

Pero más allá de las incoherencias del guión, tampoco los personajes protagonistas terminan de carburar al nivel esperado, con un Doctor Bones (Karl Urban) que gana más peso en la trama respecto a las anteriores para convencer al actor de que siguiera, pero que se limita simplemente a asumir prácticamente todo el peso cómico de la cinta. A la comandante Uhura (Zoe Saldana) se le relega a un papel casi anecdótico, mientras que la incorporación del personaje encarnado por Sofia Boutella añade solamente sus habilidades acrobáticas y técnicas, pero la historia hubiera funcionado prácticamente igual sin su intervención, auqnue más bien parece una presentación del personaje para que coja fuerza en próximas entregas.

Así las cosas, esta entrega se encuentra varios peldaños por debajo de Star Trek: En la Oscuridad, y no sólo por el hecho de que Justin Lin en la dirección únicamente aporte su gran pulso para las escenas de acción, pero que no demuestre su sello en ningún otro momento. A pesar de todo eso, la historia no deja de ser amena y divertida, puro entretenimiento para un verano sin grandes blockbusters, y que servirá para que disfrute toda la familia y que gustará a los trekkies menos exigentes, pero que conquistará a los seguidores clásicos de la serie por sus diversas referencias y guiños.

En resumen, Star Trek: Más Allá da un paso atrás respecto a su entrega anterior, pero eso no implica que la franquicia haya perdido frescura, sino que abre la puerta a películas diferentes entre sí dentro del mismo universo. Aunque siempre nos quedará el ruego de que la confirmada cuarta entrega sea una cinta de entretenimiento con un poco más de fundamento e intensidad, porque potencial hay, sólo hace falta alguien diferente a los mandos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar