Crítica Vengadores: La Era de Ultrón: ¡Ya la hemos visto!

Este jueves 30 de abril (se adelanta un día por ser el viernes fiesta nacional) se estrena en las carteleras españolas la película Vengadores: La era de Ultrón, de nuevo dirigida por Joss Whedon. Al espectacular reparto de la primera entrega se unen nuevos superhéroes y supervillanos, encarnados por Aaron Taylor-Johnson (Mercurio), Elizabeth Olsen (Bruja Escarlata), Andy Serkis (Ulisses Klaw) y Paul Bettany (Visión), así como James Spader como la voz de Ultrón.

Después de las amenazas (terrestres y extraterrestres) sufridas recientemente, Tony Stark decide mejorar su programa La Legión de Hierro para conseguir la paz mundial. Pero el programa Ultrón se descontrola y decide extinguir a la Humanidad y matar a su creador Tony Stark, por lo que los Vengadores deberán actuar. Pero Ultrón no actuará solo, ni el súpergrupo estará tan unido como desearían.

Si bien Los Vengadores sirvió para juntar todas las piezas de la Fase 1 y darle sentido y coherencia a este universo cinematográfico compartido, Vengadores: La era de Ultrón es sólo una parte más del engranaje, que ni siquiera cierra la Fase 2 (lo hará Ant-Man en agosto). Así pues, la gran reunión de los héroes más poderosos de la Tierra consigue quitarse sobrepeso y ser menos trascendente, ayudándole a ser más una pieza clave en el devenir del universo Marvel que un verdadero punto de inflexión, como ocurrió con la primera entrega.

De esta forma, Joss Whedon nos presenta una historia más oscura y madura, en la que no necesita presentar a cada uno de sus personajes como ocurrió en la primera parte, por lo que la acción transcurre desde el primer minuto. Sin embargo, esta ventaja de ahorrar la reubicación de los superhéroes también tiene sus inconvenientes, puesto que los Vengadores funcionan como un grupo sólido y que ya han afrontado muchas misiones juntos, con nuevos trajes diseñados por Tony Stark y con sus propias reglas y mecanismos de actuación, pero, ¿cuándo ha ocurrido esto?

Así pues, Joss Whedon, quizás, da demasiadas cosas por sentado (a lo mejor debido a que tuvo que reducir el metraje, contándose mejor en las escenas suprimidas del montaje final), dejando muchas incógnitas en el espectador que no se explican en el desarrollo de la trama. Como es el caso de Tony Stark, [SPOILER] que vuelve a ser Iron Man tras destruir todos sus trajes en el final de Iron Man 3, no se habla de su situación en el resto de la Fase 2 y reaparece como Iron Man sin mediar la mínima explicación [SPOILER].

Dicho esto, Whedon consigue imprimirle un aire diferente a esta aventura, con muchas lecturas posibles, puesto que si se analizan con detalle muchos gestos, diálogos y situaciones, se pueden llegar a adivinar el futuro de este universo, puesto que Vengadores: La era de Ultrón es una película clave, pero es también un hilo conductor al futuro de los superhéores y la primera piedra de lo que ocurrirá en Capitán América: Civil War.

Junto a esto, la cinta también sabe presentar de forma coherente y realista las motivaciones de los personajes, especialmente los nuevos, así como la evolución de los miembros del equipo Vengadores. Respecto a los villanos, nos encontramos ante un Ultrón con objetivos perversos, pero también es irónico y juguetón, con una voz maquiavélica que sólo James Spader habría sabido impregnarle. Así pues, tenemos un villano sólido, divertido y carismático, con más profundidad que los supervillanos del género. Además, tenemos la presentación de los gemelos Maximoff, llamados también Mejorados, sujetos de los experimentos de Hydra, que aportarán más de una sorpresa, y no sólo por sus fantásticos poderes.

Respecto a los superhéroes, cabe destacar especialmente la evolución de Bruce Banner y Viuda Negra, aunque realmente todos bordan sus papeles, siendo todavía más conscientes de sus propios roles en el súpergrupo. Por tanto, tampoco podemos olvidarnos de la inconmensurable labor de Robert Downey Jr. y Chris Evans en sus papeles que empiezan a enfrentarse, por no hablar de un Thor que sigue desentonando con las costumbres terrícolas. Por tanto, se siembra una base sólida para la guerra civil que está por llegar.

Por otro lado, la cinta consigue dosificar la acción con grandes dosis de humor y drama, por lo que los espectadores no se sentirán abrumados por tanta explosión. Así, hay escenas divertidas, piques entre superhéroes y mucha acción espectacular, aunque poco queda que no se haya mostrado ya en sus innumerables trailers.

En resumen, nos encontramos con otra gran película de Marvel Studios, que sigue sin dejar de apretar el acelerador en sus producciones, siempre aspirando a más, con más aventuras, mucho humor y cientos de referencias para los fans acérrimos y los neófitos.

Sin embargo, esta cinta, sin quitarle ningún mérito a la gran ejecución realizada por Joss Whedon, no deja el mismo poso que el conseguido por Los Vengadores hace 3 años, y tampoco despierta gran interés su escena a mitad de los créditos (que resultaba evidente, sin grandes sorpresas de cara a la Fase 3 del estudio).

Publicaciones relacionadas

Cerrar