Crítica xXx: Reactivado: ¡Ya la hemos visto!

Crítica xXx: Reactivado: ¡Ya la hemos visto!

Este 20 de enero se estrena en las carteleras españolas la película xXx: Reactivado, la vuelta de Vin Diesel como Xander Cage, uno de sus papeles más icónicos como héroe de acción.

D.J. Caruso (Soy el Número Cuatro) se encarga de dirigir esta nueva secuela de xXx, que destaca por la vuelta de Vin Diesel (Guardianes de la Galaxia Vol. 2) como Xander Cage, tras ausentarse en la segunda entrega, protagonizada por Ice Cube (Infiltrados en la Universidad). El resto del reparto lo componen Deepika Padukone (Chennai Express), Donnie Yen (Rogue One: Una Historia de Star Wars), Samuel L. Jackson (Los Odiosos Ocho), Nina Dobrev (Las Ventajas de Ser un Marginado), Ruby Rose (Orange Is the New Black), Toni Collette (El Camino de Vuelta), Tony Jaa (Fast & Furious 7), Rory McCann (Juego de Tronos), Al Sapienza (V3nganza), Andrey Ivchenko (Freezer) y los cameos especiales del futbolista del F.C. Barcelona, Neymar Jr., y del luchador irlandés de artes marciales mixtas, Conor McGregor.

Xander Cage (Vin Diesel) es un amante de los deportes extremos que adora romper las normas, y que bajo el nombre de XXX colabora como agente encubierto del gobierno estadounidense, participando en peligrosas misiones. Tras un fatídico incidente, donde todos le dan por muerto, Cage sadrá de su exilio y volverá a la acción de incógnito, acompañado de su agente instructor, Augustus Gibbons (Samuel L. Jackson).




La vuelta de Xander Cage no puede ser más innecesaria y surrealista, con una misión de esas disparatadas de salvar el mundo libre y el estilo de vida americano. Para ello cuenta con un reparto variopinto, donde ninguno de los nuevos fichajes termina de aportar algo interesante a una historia predecible, rebosante de momentos absurdos (como el juego de las granadas) y secuencias estúpidas e inverosímiles (como la persecución por el agua con motos de montaña).

Nada en xXx: Reactivado funciona, ni sus intentos de ser espectacular ni sus diálogos pueriles. Vin Diesel deambula por la pantalla con sus tatuajes y su pose de macho alfa, manejando un equipo en el que ni el magnetismo de Ruby Rose consigue despertar el interés de un espectador que ya ha visto antes lo que le enseñan, incluso en la propia franquicia.

Al descontrol y despropósito general no ayuda la dirección de D.J. Caruso, donde lo que más se puede destacar de su labor es el don de colocar la cámara siempre en el peor lugar, con escenas de acción caóticas y piruetas imposibles. La cinta tampoco funciona como autoparódica, algo que si desprende la saga de Los Mercenarios; puesto que en esta película pretenden tomárselo en serio, que el espectador de verdad crea que todo lo que ve es posible, hasta cierto punto, desde luego.


Nadie duda de que algunos de los fans de las dos primeras disfrutarán, aunque no tanto como imaginaban. Ni los cameos ni las referencias a frases y situaciones de las dos anteriores entregas consiguen desperezar, dado que la historia ni su desarrollo tampoco ayudan. Xander Cage ha vuelto, aunque mejor es que hubiera seguido fingiendo su muerte, dado que su retorno no mejora el nivel ofrecido por xXx 2: Estado de Emergencia.

En resumen, nos encontramos ante un blockbuster simplón, cuyas secuencias de acción no tapan los agujeros de un guión calamitoso, con diálogos y escenas que parecen escritas por un adolescente salido. El agente Triple X nació para burlarse del encorsetamiento que había sufrido la saga Bond antes de la llegada de Daniel Craig, pero esta nueva entrega consigue deshonrar su propio legado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar