El juego cruzado será lo normal en un futuro

Los desarrolladores de Creamative son optimistas con el futuro del crossplay.

Rocket League Desde hace algún tiempo, los usuarios de PlayStation están demandando dos características principales en las consolas: la retrocompatibilidad y el crossplay. Las primeras informaciones sobre PlayStation 5 confirman la retrocompatibilidad con PlayStation 4, mientras que lo segundo aún no está tan claro. Microsoft y Sony anunciaron un acuerdo histórico de colaboración para mejorar el juego en la nube, lo que podría indicar que el juego cruzado está más cerca que nunca. Algunos desarrolladores ven con optimismo este nuevo rumbo tomado por la compañía nipona y creen que el crossplay será una cosa normal en el futuro.

Gamingbolt ha hablado con los desarrolladores de Clan N, un juego multijugador de estilo arcade beat ‘em up, y estos han contado cuáles son las tendencias actuales de las compañías y hacia dónde se dirigen. «Podemos entender que, desde la perspectiva de los propietarios de la plataforma, esta es una amenaza para la exclusividad en esa plataforma. Pero las tendencias muestran que esto se convertirá en una norma en un futuro cercano, y creemos que todas las plataformas pueden reunirse en un terreno común, similar al soporte de juegos indie en consolas, que era casi inexistente hace unos años», explicaron desde Creamative, estudio desarrollador.

Este interés por el crossplay se ha visto intensificado con el éxito de juegos como Fortnite o Rocket League, los primeros juegos que apostaron por esta función multiplataforma. Pero está claro que no serán los últimos. Según algunas informaciones Borderlands 3, que mostrará un nuevo mundo en el E3 2019, también tendrá crossplay. Cuéntanos en los comentarios, ¿qué videojuego debería tener esta función multiplataforma?

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar