Dark Souls 3 cuenta con un auténtico troll que enseña a no aceptar regalos

Dark Souls 3: Este troll enseña a no aceptar regalos

Cuánta razón tienen nuestras madres y abuelas. No hay que aceptar nunca jamás regalos de desconocidos. Ni recoger nada que veas tirado por el suelo. Especialmente si está sobre un puente colgante en Dark Souls III y sabes que previamente has sido invadido por alguien que acecha en algún rincón de los escenarios creados por From Software. Cuidado al aceptar el botín que un desconocido ha dejado en tu camino. Cuidado, porque ese camino puede hundirse bajo tus pies.

La táctica de fuolox en sus visitas es bastante inusual. En primer lugar, este jugador imita el aspecto de uno de los PNJ del juego, Patches, para pasar relativamente desapercibido. Pero además se dedica a rondar cierto puente colgante en las catacumbas donde monta su argucia. Primero deja parte de su botín como regalo señalizado con piedras prisma para dejarlas bien visibles. Atraídos por la codicia y las bonitas luces, los desdichados que tienen la mala fortuna de conocer al falso Patches verán cómo éste surge de un rincón para cortar las cuerdas que sostienen el puente justo mientras acaparan el botín. La avaricia rompió algo más que el saco. Claro, que es una elegante manera de invadir, y en el fondo nos enseña una valiosa lección. No te enfades con Patches, dale las gracias por mostrarte cómo es la vida en Dark Souls III. Ojalá ese botín valga la pena al menos…

Publicaciones relacionadas

Cerrar