Dark Souls 3 se inspiró en lugares reales para crear su mundo

Dark Souls 3 se inspiró en lugares reales para crear su mundo

Aunque parezca imposible, tan solo han pasado ocho años desde que la saga Souls diera comienzo con el desconocido y poco reconocido Demon’s Souls. Y decimos que parece imposible porque la obra de From Software se ha convertido en menos de una década en una de las franquicias más populares, queridas y legendarias de todos los tiempos. No es para menos, pues todos los títulos de la saga tienen ingredientes que los hacen únicos.

La serie, no obstante, ha llegado recientemente a su fin tras el lanzamiento del segundo y último DLC para Dark Souls 3, que cierra una tetralogía antológica (Demon’s Souls, Dark Souls, Dark Souls 2 y Dark Souls 3). La creciente popularidad de la franquicia se debe a muchos factores, aunque el desafío que supone cada una de las propuestas es el más definitorio. Sin embargo también tenemos que considerar otras variables.

Muchos han quedado prendados de la saga Souls a causa de unas mecánicas de juego que han creado escuela y que han derivado en títulos similares como Nioh. No obstante, otro de los pilares fundamentales de la obra de From Software es una ambientación y un diseño artístico escandaloso, de esos capaces de dejarnos sin habla al situarnos delante de un imponente paisaje ante el que nos sentimos minúsculos como jugadores.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte hoy, pues aunque parezca increíble los chicos de la compañía japonesa From Software se fijaron en lugares del mundo real para dar a luz a algunas de sus mejores creaciones en Dark Souls 3. Comencemos por un ejemplo de lo más ilustrativo. El enigmático y secreto Pico del Archidragón está inspirado en Santa Sofía, una antigua basílica que podemos encontrar en Estambul y que ya pudimos incluso visitar en Assassin’s Creed Revelations.

Pero hay más, mucho más. La Catedral de la Oscuridad de Dark Souls 3 es otra de las localizaciones inspiradas en lugares reales. Concretamente From Software se fijó en dos lugares diferentes para dar a luz a este impresionante edificio religioso. Uno de ellos fue la Basílica de San Pedro, situada en Ciudad del Vaticano, dentro de Roma. El boss que encontramos aquí, los Diáconos de la Oscuridad, rodean una estructura inspirada en la Kaaba, una construcción que se encuentra dentro de La Meca, en Arabia Saudí.

Una de las zonas más increíbles de todo Dark Souls 3 es Irithyll del Valle Boreal, que presenta un genial aspecto gélido y unos gigantescos edificios picudos. La iglesia que hay en su interior, donde se encuentra el Pontífice Sulyvahn, está inspirada en la Abadía de Westminster, en Londres. De hecho no solo está inspirada, sino que el aspecto gótico que presenta es casi idéntico al de la fachada de la construcción británica.

De ahí pasamos a la Capital Profanada, que no solo tiene un aspecto claramente románico, sino que una de sus edificaciones medio derruidas está evidentemente inspirada en la archiconocida Torre de Pisa, también en Italia. Terminamos con el Castillo de Lothric, una de las estructuras más imponentes de toda la obra de From Software. En él encontramos elementos góticos, corintios y también unos arcos muy cercanos a los del Dogo de Venecia. De hecho, volviendo al Vaticano, el altar principal del castillo vuelve a ser una réplica casi exacta del que hay en San Pedro.

Como ves, Dark Souls 3 no solo es un magnífico videojuego, sino que es una obra de arte influida por edificaciones y localizaciones de lo más emblemáticas, mucho más de lo que pudiera parecer a simpe vista. ¿Alguna vez te habías planteado de dónde surgían las ideas de esas catedrales tan increíbles que hemos visto no solo en Dark Souls 3, sino en toda la saga de From Software? Estas son, pues, algunas de las respuestas.

Cerrar