Dark Souls: Los 10 jefes más complicados de la saga

Dark Souls: Los 10 jefes más complicados de la saga

¿Has sentido alguna vez la necesidad de lanzar el mando o el teclado contra la pantalla? Si es así, es más que probable que seas un aficionado a la saga Souls. Juegos como Dark Souls, o Demon’s Souls han alcanzado la fama por la frustración que causa su enorme dificultad, algo que ya se ha convertido en una leyenda de los videojuegos.

El próximo 12 de abril, From Software nos devolverá al oscuro mundo de la muerte a manos de los jefes más difíciles de matar con Dark Souls 3, y para ir abriendo tu apetito por este desafío que se acerca, queremos recordar los jefes más icónicos de la saga Souls. A tal efecto, hemos enumerado en este reportaje los 10 jefes más complicados de matar, por diferentes razones. ¿Cuáles faltan?

10 – Caballero de Torre (Demon’s Souls)

¿Qué mejor manera de empezar que con un jefe gigante? El Caballero de Torre es uno de los más intimidantes enemigos de la saga, capaz de destruirnos con un solo pisotón, y en un escenario engañoso, pues nos invita a recorrer una muralla disparando flechas al coloso, pero  su punto débil está en los tobillos, sólo vulnerables a nuestras espadas. El mejor ejemplo de golpear, girar, huir, y repetir.

9 – Gárgolas Campana (Dark Souls)

Otro caso de falsas esperanzas. Cuando nos enfrentamos a este monstruo volador por primera vez, tendremos suerte de no morir unas cuantas veces antes de cogerle el truco a sus ataques de melé y conseguir reducir su barra de vitalidad a la mitad. En ese momento, aparecerá una segunda gárgola, y esta vez ambas tendrán la capacidad de escupir fuego. Frustración por partida doble.

8 – Demonio de Fundición (Dark Souls 2)

Esta batalla requiere mucha paciencia, pues este engendro de pura fuerza bruta está armado con una espada que recorre casi todo el escenario, y que puede destruirte en dos o tres golpes. La clave es aprender sus rutinas y atacar poco a poco hasta que su barra de vitalidad se acerca al final, momento en que se vuelve más peligroso que nunca, con su espada ahora en llamas. Se recomienda el uso de un fantasma.

7 – Sif, el Gran Lobo Gris (Dark Souls)

Esta es una de las batallas que más te drenarán emocionalmente, y no sólo porque este jefe se trate de un lobo gigante que equilibra velocidad y poder ofensivo. Y es que, hacia el final del combate, comenzará a cojear, momento en el que te sentirás un desalmado golpeando a un perro gigante con una espada.

6 – Araña Acorazada (Demon’s Souls)

En este combate no sirve lanzarse al ataque, pues, al fin y al cabo, estamos hablando de una araña gigante de metal que escupe fuego. La clave es esconderse detrás de ella y golpearla en los breves intervalos que te lo permita, para después disparar flechas como si no hubiera un mañana. Eventualmente caerá, así que recuerda siempre tener flechas a mano.

5 – Demonio de Aries (Dark Souls)

Si fueras el protagonista de una peli de terror en la que un asesino gigante con la calavera de un toro por cabeza y dos cuchillos gigantes te persiguiera en un espacio muy estrecho, quizá pudieras evitar los ataques el tiempo suficiente para conseguir ayuda. En Dark Souls no es así, y morirás una ingente cantidad de veces intentando esquivar los enormes cuchillos de este demonio, al mismo tiempo que sus perros te atacan por los flancos.

4 – Gwyn, Señor de la Ceniza (Dark Souls)

Este jefe lo tiene todo: ataques cercanos y a distancia, fuerza, velocidad, una vida que mengua muy lentamente. Es una lástima que debamos derrotarlo. Sin duda esta batalla hará que te frustres, incluso que tu contador de muertes se multiplique, pero alzarse victorioso sobre el cadáver del Señor de la Ceniza es una de esas satisfacciones que sólo se consiguen tras un trabajo muy duro.

3 – Acechador en Llamas (Demon’s Souls)

Si quieres que esta batalla sea justa y limpia, venciendo al Acechador en el centro del escenario, los vas a tener muy difícil, pues este monstruo es la personificación de la fuerza y la velocidad, especialmente teniendo en cuenta su tamaño. Sin embargo, su entorno está lleno de pequeños glitches que puedes aprovechar para vencerle, lo cual te da la ventaja que hace que este jefe no se alce más en la lista.

2 – Los Cuatro Reyes (Dark Souls)

Si un solo jefe de este título ya es difícil, imagina el desafío de cuatro poderosos monstruos que uno a uno se van uniendo a la batalla, hasta formar el póker que te matará una y otra vez. La clave es tener el suficiente poder como para destruirles antes de que su número sea incontenible, labor en la que es toda una ayuda invocar a la Bruja Beatrice.

1 – Ornstein y Smough (Dark Souls)

Si las pesadillas vinieran en color dorado, estos dos jefes serían sus productos estrella. Si bien no son los más difíciles de la saga, sin duda protagonizan la batalla más espectacular y satisfactoria de desarrollar. Así todo, su combinación de poder y rapidez te pondrá las cosas muy difíciles, especialmente cuando venzas a Ornstein y sea absorbido por Smough, convirtiéndole en más poderoso aún.

Publicaciones relacionadas

Cerrar