Dark Souls y el secreto tras uno de sus jefes más difíciles

Echamos la vista atrás y da la sensación de que la ya legendaria saga Dark Souls lleva muchísimos años entre nosotros, pero la realidad es muy distinta. Aunque la franquicia de From Software debutó en 2009 con Demon’s Souls no fue hasta 2011 cuando llegó el primer Dark Souls, un juego que sorprendió a propios y a extraños por castigar de una forma inimaginable a aquellos usuarios que se despistaran durante tan solo un segundo.

Cualquier enemigo básico podía acabar con nosotros si le dábamos la oportunidad, aunque los jefes eran los grandes obstáculos a superar. Uno de los más complicados de todo el primer Dark Souls era uno doble, el que componían Ornstein y Smough, protectores de Gwynevere, Princesa de la Luz Solar en la catedral de Anor Londo. Precisamente de uno de ellos queremos hablarte en el día de hoy.

Concretamente te queremos hablar de la figura de Ornstein, que tiene mucho más tras de sí de lo que pudiera parecer. El lore del videojuego de From Software confirma que Ornstein era en realidad una ilusión y que no había nadie en su interior. Todo apunta a que él y Gwynevere escaparon y, de hecho, él no murió, pues dentro de la armadura contra la que combatimos no hay ningún cuerpo que así lo indique.

Lo más probable es que Ornstein fuera derrotado y exiliado. Todo lo que viene después es un absoluto misterio, pues se desconoce si el propio Ornstein es el de la Catedral azul ya corrompido, o si se marchó de allí y no se volvió a saber de él. Muchos han creído durante algún tiempo que Ornstein podría tener algo que ver con la Armadura del Asesino de Dragones de Dark Souls 3, pero no podría ser así en modo alguno.

Y es que la armadura que usaba Ornstein no se encuentra en la localización de este jefe de Dark Souls 3, sino que está en el Pico del Archidragón. La rumorología indica que la Armadura del Asesino de Dragones podría pertenecer al asesino de dragones sin nombre que se menciona en la descripción del milagro Juramento sagrado, que sirvió bajo las órdenes del Rey Sin Nombre y de Ornstein, con los que compartió algunos vínculos.

En un terreno más cercano a la pura fantasía que a la realidad que muestra el lore de Dark Souls, hay quien sostiene que Ornstein, a la postre, acabó siendo el dragón sobre el que monta el Rey Sin Nombre en Dark Souls 3, el jefe final de la zona del Pico del Archidragón y probablemente uno de los más difíciles (sino el que más) de toda la última aventura de la franquicia desarrollada por los japoneses de From Software.

Como ves, la vida de Ornstein de Dark Souls está envuelta en misterios y secretos. Existen muchas teorías sobre qué fue de él, pero pocas certezas sobre qué ocurrió en realidad. Hoy hemos querido arrojar algo de luz tirando de lore, pero a Dark Souls siempre le envolverá ese halo de secretismo. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más como este háznoslo saber a través de la caja de comentarios.

 

 

Cerrar