David Cage destaca las debilidades que pueden tener PlayStation 5 y Xbox Scarlett

El de Quantic Dream alaba los avance de la next-gen, pero también señala sus puntos negros.

Quantic Dream next-gen

Quantic Dream es uno de los estudios que más ha sabido aprovechar el potencial de la generación actual de consolas para lucir buenos gráficos. La compañía lanzó en mayo de 2018 Detroit: Become Human para PS4, una aventura con grandes tintes cinematográficos que hace poco llegaba a PC para ampliar su base de jugadores. Con la nueva generación en mente, David Cage, uno de los grandes de la compañía, se ha sentado a charlar con DualShockers para hablar de las bondades del nuevo hardware, pero también de los problemas y debilidades que pueden tener PS5 y Scarlett.

Para Cage, la next-gen está repleta de posibilidades y tiene mucho que ofrecer, pero también hay ciertos aspectos en los que el público general no está entrando y que esconden la otra cara de la moneda. Las promesas de las grandes compañías pueden no ser tan factibles como se asegura, y uno de los puntos que más señala es la resolución 8K. Según el de Quantic Dream, «solo puedes disfrutar de contenido en 8K si tienes una pantalla 8K. Puedes hacer gráficos en 8K, pero probablemente no podrás tener 8K y Ray Tracing«.

Detroit Become Human

Él y los suyos, que ya están trabajando en varios juegos que probablemente llegarán con las nuevas consolas, ya se están preparando para la next-gen. Por eso, les preocupa cómo se conectan todos los parámetros del hardware y los posibles cuellos de botella que pueden surgir, como también todo lo que esto implica para los devs. «Si tienes contenido en 8K», señala de nuevo, «el volumen de los materiales que uses crecerá significativamente tanto en memoria como en disco duro». Además de eso, explica que será necesario «cargarlos muy rápidamente desde el dispositivo de almacenamiento a la memoria, por lo que ese flujo de comunicación debe ser proporcionalmente rápido».

Discos Duros SSD, ¿una solución suficiente para la next-gen?

Es cierto que las nuevas consolas apuestan por los discos duros SSD como la gran solución al flujo de información. Gracias a este tipo de almacenamiento, son varios los desarrolladores que consideran que los mundos abiertos podrán tener unas cargas prácticamente instantáneas y ganar mucho en complejidad; pero el lanzamiento de órdago hecho con respecto a las resoluciones puede haber sido todo un tiro en el pie. Por muy alta que sea la velocidad de estos discos, es posible que no sea suficiente para alcanzar las resoluciones más altas. De nuevo, según** David Cage**:

«Nuestro análisis actual nos lleva a pensar que muy pocos estudios apostarán por los 8K, porque esto afectará mucho a la calidad general del juego. El Ray Tracing va a ser tan costoso que solo veremos juegos en Full HD (1080p) usándolo (hay una conexión directa entre la resolución, el Ray Tracing y el rendimiento), al menos en la primera generación de juegos».

Por supuesto, veremos cambios y mejoras más que notables con respecto a los juegos actuales. «Más potencia significa más juguetes con los que jugar, pero también ciclos de desarrollo más largos y complejos, y además, mayores costes», explica Cage con total sentido. Los desarrolladores tendrán muchas más herramientas con las que experimentar, afrontando un hardware completamente nuevo y con la posibilidad de crear cosas mucho más grandes, pero eso también se traduce en tener que invertir más horas y más costes humanos.

Halo Infinite

«Puede que solo quede lugar para las grandes franquicias«, señala el de Quantic Dream, «porque estas serán las más capaces de recuperar sus enormes gastos de desarrollo». Aun así, esto no implica que la escena independiente no tenga potencial en la next-gen. No son pocos los desarrolladores indie que ya han hablado de ella y que están trabajando en proyectos futuros, de hecho, muchos lo ven desde una perspectiva diferente, considerando que el nuevo hardware les hará las cosas más fáciles.

Cómo será el panorama finalmente es algo que veremos a partir de las navidades de 2020, con el desembarco de la next-gen.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar