¿De dónde viene el código para ver a Spyro en Crash Bandicoot N. Sane Trilogy?

Hace poco, y tras una larga y sufrida espera plagada de rumores, por fin pudimos ver el retorno de uno de los dragones más famosos y queridos de la industria del videojuego. Spyro Reignited Trilogy es una realidad que abrasará nuestras consolas en septiembre de 2018 con una serie de interesantes mejoras a todos los niveles y un lavado de cara descomunal, algo que salta a la vista con el tráiler que sus responsables publicaron para confirmar su lanzamiento.

Este mismo tráiler puede verse, como ya os comentábamos en AlfaBetaJuega, a través de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy. Cualquier jugador que tenga este título en su PlayStation 4 puede introducir una secuencia de botones en el menú principal del juego para que el vídeo se reproduzca de forma automática. Este movimiento es un claro guiño a aquellas demos escondidas en los juegos originales, aunque cambiando el formato.

Y es que este «truco» es el mismo que podía hacerse en el Crash Bandicoot 3 original para jugar la demo del primer Spyro, todo un homenaje entre dos estudios que se llevaban a la perfección a finales de los 90. Sin embargo, esta combinación de botones no es nada nueva, ni tan siquiera lo era cuando se usó en aquellas antiguas PlayStation para jugar por primera vez con el dragón púrpura. Su origen data de muchos años atrás y de una compañía distinta. De hecho, estamos hablando de uno de los códigos más famosos y reconocidos de toda la industria del videojuego, uno que posee más de 30 años de vida: el Código Konami.

El origen de esta secuencia tiene que ver con una de las primeras obras de Konami para NES. En Gradius, el código Konami permitía conseguir todas las mejoras de forma automática, teniendo que pulsar tan solo ↑ ↑ ↓ ↓ ← → ← → B A. Esta combinación, si bien ha evolucionado de mil formas distintas a lo largo del tiempo, como por ejemplo en el caso de Crash, donde se cambian B y A por el botón cuadrado, es algo que ha gozado de una presencia exageradamente extendida tanto dentro como fuera de los videojuegos.

Kazuhisa Hashimoto, desarrollador del longevo Gradius, se dio cuenta de que el título era demasiado difícil cuando se encontraba en la fase de testeo. Debido a eso, decidió introducir esta ayuda para el jugador, con la que podría conseguir de golpe y porrazo todas las mejoras que se obtendrían habitualmente a lo largo de la partida. Incluso, si se introducía al revés, se conseguían 30 vidas de regalo.

A partir de ese momento, las posteriores versiones del videojuego siguieron manteniendo esta clásica secuencia, incluso otras obras tanto de la propia Konami como de otras compañías decidieron introducir algún guiño con esta combinación de direcciones y botones. No solo eso, empresas como Google o incluso películas han dejado algún huevo de pascua solo para quienes conocieran este mítico código, podéis probar a introducirla en la app de Netflix para Smart TV cambiando B y A por cuatro veces arriba.

El caso de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy y Spyro Reignited Trilogy son los más recientes; pero hay cientos más tanto dentro como fuera del sector del videojuego. La fama del Código Konami y la importancia que supuso (fue uno de los que popularizó el uso de secuencias de botones y direcciones para desbloquear ventajas) lo han convertido en uno de los símbolos más famosos que se puedan conocer en este mundillo, y por supuesto en otra forma de ver ese espectacular tráiler con el dragón como protagonista.

 

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar