Dead Island corrigió este desesperante bug en la jungla

Dead Island corrigió este desesperante bug en la jungla

A veces, los zombies no son lo peor que a uno le puede pasar en mitad de una isla tropical. A veces, los vivos pueden ser tan poco cooperativos que corren el riesgo de condenarnos a una muerte segura. En Dead Island nos libramos de este infierno, o quizá lo cambiamos por otros. Pero si bien todo se puede ir al garete de muchas formas, en la versión que finalmente llegó a las tiendas no será por la tozudez de cierto barquero en mitad de la jungla, provocada por un molesto bug.

Christian Donlan, de Eurogamer, comparte con nosotros algunos recuerdos de cuando estaba probando la versión debug de Dead Island. Era una versión preliminar, con algunos fallos que, por suerte, fueron subsanados, pero este se le quedó grabado: “A mitad del juego, recuerdo una misión en una jungla. Nunca la olvidaré, para ser honesto, aunque es posible que mi memoria haya embellecido los detalles. Estaba intentando llegar a un personaje para que me prestara su barca. El viaje para llegar hasta él era duro. Conduje un buen rato, luego me bajé para seguir a pie por un estrecho sendero que, al menos en mi memoria, seguía y seguía. […] Se me antojó como si recorriera kilómetro y medio, y entonces, al final, mi recompensa. Ví al hombre que debía darme la barca, y tras él, un tramo de río y la propia barca.”

Pero al ir a pedirle el vital favor, Christian se encontró con el que le hombre, que parecía acceder en un primera instancia, se alejaba de la embarcación solo para dar media vuelta sobre sus talones y volver de nuevo al punto de partida. Una reacción que fue incapaz de cambiar. “En cualquier caso, al final me rendí y le escribí al relaciones públicas extremadamente encantador que me proporcionó el código. Dijo que se pondría en contacto con los desarrolladores, y una hora después tenía una solución.” La solución, sin embargo, era bastante delicada, y consistía en hacer que el buen hombre fuese hasta la barca empujándole nosotros mismos al volante de un desvencijado 4×4.

“Un metro, dos metros, tres metros. Había estado en esta jungla durante la mayor parte de la tarde, así que estaba un poco impaciente. Aceleré hasta unos 16 kilómetros por hora. Y entonces el tipo al que estaba empujando hacia el barco hizo un ruido y cayó muerto. De alguna manera, lo había atropellado. De alguna manera, había llevado a cabo el accidente de tráfico más raro del mundo a baja velocidad. En ese momento escuché otro sonido, el de mi teléfono, avisándome de que me había llegado un correo. Era el relaciones públicas. ‘Una cosa más’, dijo, o algo parecido, ‘Cuando le golpees con el coche, recuerda no darle muy fuerte. Porque podrías matarle.’”

Por fortuna parece que este bug fue corregido en la versión comercial y no hubo que provocar ningún accidente mortal a bordo de un todoterreno cayéndose a piezas al intentar cruzar un río, pero desde luego este redactor no lo olvidará en la vida. ¿Te imaginas que te hubiera pasado esto después de llevar toda la tarde intentando superar esa parte del juego?

Publicaciones relacionadas

Cerrar