Deadpool y la nieta de Lobezno son la nueva mejor pareja de Marvel

Deadpool y la nieta de Lobezno son los nuevos mejores amigos de Marvel

Wade Wilson, alias Deadpool (o Masacre, como más te guste), no es un tipo al que se le de especialmente bien hacer amigos en Marvel. Ha compartido sus momentos con gente que más o menos puede tolerarle, como Cable o Spiderman, pero la amistad verdadera es un umbral que parece que el mercenario bocazas no quiere cruzar del todo.

Pero quien tiene un amigo tiene un tesoro, y el guionista Tom Taylor le ha dado uno en la colección All-New Wolverine. Se trata de Gabrielle Kinney, clon de Laura Kinney, quien es un clon de Lobezno, lo que en cierta forma le convierte en la nieta del mutante de la garras de adamantium.

Gabby es, técnicamente, una niña inocente con el potencial de un monstruo. Los poderes regenerativos de Lobezno están presentes en ella, mientras que en su cabeza también hay alguna que otra rueda que patina. Deadpool y Gabby estaban condenados a entenderse desde que ella le cuenta en el número 21 de la colección, como si fuera un cotilleo cualquiera, que ese señor de las canas que discute con su madre (el viejo Logan venido desde otra realidad) la ha asesinado anteriormente atravesándole el pecho con sus garras y que encima es algo así como su abuelo. Todo ello ante el entusiasmo de Deadpool, que reacciona con su mejor actitud de maruja.



Como reflejan las viñetas que ha seleccionado Dorkly, Deadpool sabe que hay una conexión entre él y la niña rara que tiene que delante, y no solo porque sea consciente de ser un personaje de cómic y de estar inmerso en uno, sino porque realmente Gabby está en su misma sintonía. Prueba de ello es cuando le recomienda que mire a otro sitio para no ver las cicatrices de su cuerpo, las que defiene “como si las figuras de cera de Churchill y Hitler se hubieran fundido y fusionado entre sí en una perfecta representación artística de su animosidad”.

Gabby se esperaba otra cosa: “Meh, creía que ibas a tener como seis pezones o algo así, como si te hubiesen cruzado con un gato”, y es que como ella confiesa, “pienso en muchas cosas raras”. Tras comparar cicatrices, ya que Gabby tiene algunas en su rostro, Deadpool sentencia que “Ahora somos mejores amigos”.



Durante dos números, Gabby y Wade fortalecen su recién descubierta amistad, se cambian sus máscaras para ver el mundo desde los ojos del otro, y, finalmente, en el número 22 cuando Deadpool ya ha cumplido el propósito de su cameo y ha de dejar la colección hasta otra ocasión, Gabby le da un regalo de despedida que consigue emocionar al mercenario. Su propio dedo corazón cortado “para que siempre te insulte”.

Solo alguien que no siente dolor y que se regenera es capaz de comprender el gesto, por lo que Deadpool deja correr incluso una lagrimita: “Es como si pudieras ver a través de mi alma. Lo guardaré para siempre”, dice mientras el regalo le hace una perpetua peineta.

Es enternecedor ver cómo dos mutantes chiflados pueden convertirse en los mejores colegas de las páginas de un comic Marvel, ¿verdad?

Publicaciones relacionadas

Cerrar