Desde Nintendo explican por qué Gamecube fue de color morado 20 años después de su lanzamiento

La antigua vicepresidenta de Marketing y Asuntos Corporativos de Nintendo de América, Perrin Kaplan, cuenta cómo la compañía se oponía al color de la consola.

La Nintendo GameCube es una de las consolas más míticas que ha tenido la oportunidad de salir de las fábricas de Nintendo. Por esto, la consola de sobremesa se ha ganado un lugar en el corazón de todos y, según rumores que han resurgido recientemente, parece que la GameCube iba a tener una versión portátil en su momento. Hoy, sin embargo, venimos a hablarte de algo más único, y se trata del color morado clásico que llegó con la Nintendo GameCube.

Nintendo GameCube acaba de cumplir sus veinte años de edad. Por esto, VGC realizó algunas entrevistas a los encargados del desarrollo de la consola, y durante las declaraciones surgió un tema bastante interesante. Así nos cuenta Perrin Kaplan, exvicepresidente de marketing y asuntos corporativos en Nintendo de América. Según detalla, el famoso color morado de la Nintendo GameCube fue bastante controversial dentro de Nintendo, y parece que tenía muchos detractores dentro de distintas partes de la misma quienes expresaban sus «preocupaciones» sobre el icónico color de la consola.

Más específicamente, la extrabajadora nos cuenta que la rama americana de la compañía, Nintendo de América, estaba bastante en desacuerdo con la elección de color, incluyéndola. Esta sección de la compañía prefería un color más neutro, como negro o plateado. No obstante, el presidente en ese entonces, Hiroshi Yamauchi, decidió continuar con los planes de la empresa de lanzar una bastante vistosa consola morada. Tiempo después se unirían a las filas nuevas versiones de la consola, con colores como naranja, plateado, negro y blanco.

Kaplan asegura que Nintendo de América estaba preocupada sobre la percepción que podía tener el público sobre el color de la consola. Morado era visto como un color «demasiado femenino» para una consola que estaba siendo orientada sobre todo a un público masculino. Por eso, durante la presentación de la GameCube en 2001, Kaplan se mantuvo nerviosa sobre cualquier burla al aspecto físico de la consola debido a su color. Al final, el morado acabó convirtiéndose en el color firma de la GameCube, y aunque sí que recibió críticas por su aspecto físico, el color fue lo de menos.

Tomás Rivero

Adicto a cualquier cosa con una pantalla. Mi madre es Lara Croft y mi padre un PS1 sin tarjeta de memoria, de ahí mi paciencia. Me opongo absolutamente a que los juegos de terror duren más de 15 minutos.
Cerrar