Detenido un joven canadiense tras intentar provocar un swatting por despecho

¿Recordáis la práctica del swatting? Para refrescar rápidamente la memoria, consiste en dar un falso aviso a la policía, normalmente relacionado con tiroteos, para que las fuerzas especiales irrumpan en un domicilio. Pero a este bromista que os traemos hoy le ha salido el tiro por la culata. Un adolescente canadiense de 17 años de edad ha sido arrestado y se encuentra bajo custodia por haber realizado tres denuncias falsas. Y lo peor del caso es que fueron por despecho.

Cuando a este mozo con tan pocas luces le rechazó una compañera de su colegio por la que estaba interesado tras conocerla online, se lo tomó tan mal que comenzó toda una operación de acoso y derribo que nos cuenta CBC News. Este caballerete no tuvo mejor idea que hacer dos llamadas a su colegio amenazando primero con liarse a tiros con todo el mundo y segundo con hacerles estallar con una bomba, acciones ambas que desembocaron en el cierre del recinto y la pertinente investigación policial que, obviamente, fue una pérdida de tiempo. Sin embargo, las dos amenazas falsas provocaron que esta chica tuviera que cambiar de instituto.

Pero cuando el chavalote hizo una tercera llamada dando la dirección de esta chica y asegurando que se encontraba en el domicilio, que había matado a sus padres y que mataría a cualquier policía que se acercase, el largo brazo de la ley acabó por cogerle del pescuezo. Las autoridades siguieron el rastro hasta encontrar al culpable, que ahora será juzgado en Canadá por unos cargos que no son poca cosa. Extorsión, tres cargos de alteración del orden público y otros tres relativos con una ruptura de libertad vigilada. Y además podría ser sujeto de una acción civil por haber “malgastado miles de dólares en recursos policiales desperdiciados”. Que le sirva de lección.

Publicaciones relacionadas

Cerrar