Deus Ex: Así se ha llegado al apartheid cibernético

Deus Ex: Así se ha llegado al apartheid cibernético

Ha llegado el día. Los seguidores de la saga y los amantes de la ciencia ficción en general ya pueden disfrutar de la nueva entrega de Deus Ex, que hoy mismo ha llegado PlayStation 4, Xbox One y PC de la mano de Eidos Interactive. Esta nueva aventura se ubica en el año 2029, época en la que el planeta está padeciendo un apartheid cibernético que, a causa de la tecnología, ha convertido a un gran número de humanos en parias absolutamente alejados de la sociedad.

Un terrible conflicto ha separado, por tanto, a los llamados puros y a los aumentados, aquellos que se han beneficiado de las prótesis robóticas tan repudiadas por el resto de la sociedad. Para enfrentarse a la situación, el jugador contará con Adam Jensen, un experimentado agente encubierto al que ya pudimos ver en en anterior título de la franquicia. Eidos Montreal ha apostado, por tanto, por una continuidad en la trama que nos ha llevado a echar la vista atrás para comprobar la evolución de la historia, los personajes y, por supuesto, la forma de juego. Sin duda, el aperitivo ideal antes de introducirse en el esperado Deus Ex: Mankind Divided.

Para encontrar el juego que da nombre a la saga hay que remontarse al año 2000, cuando Eidos Interactive lanzó en PC y PlayStation 2 Deus Ex, un propuesta enmarcada en los géneros de rol y acción ambientada en un entorno futurista. Desarrollo por Ion Storm, el juego nos ubicaba en 2052, momento en el que JC Denton, un agente novato de la UNATCO, hará uso de la nanotecnología y de sus especiales habilidades para hacer frente a enemigos surgidos de una gran crisis mundial. Mediante el uso de la acción en primera persona, el sigilo como principal estrategia en la batalla y algunos reconocibles elementos de rol, los desarrolladores plantearon un historia que incluía múltiples finales y referencias al Área 51, a la Orden de Los Templarios o a los mismísimos Iluminati.

Tal fue su éxito que, cuatro años después, llegaba Deus Ex: Invisible War, que curiosamente cambiaría a los usuarios de Sony por los de Xbox. La trama de esta secuela dio un salto de 20 años hacia el futuro, hasta la década de los 70, donde el planeta seguía sumido en una oscura depresión en la que los grandes poderes políticos y religiosos tratarían de hacerse con el control de una civilización aún inundada de tecnología punta. Es esta ocasión, sin embargo, el protagonista sería Álex D, un agente antiterrorista que volvería a hacer uso de sus particulares poderes para tratar de recomponer los restos de la sociedad.

El jugador se enfrentaba de nuevo a una aventura de acción en primera persona que, además, podía afrontarse de manera no lineal y sin necesidad de arrebatar la vida a los enemigos. Las misiones podían superarse, por tanto, de múltiples formas, convirtiéndose en uno de los sellos de identidad de la saga Deus Ex. Incluso las decisiones tenían un peso considerable en la trama, que podía variar dependiendo de las elecciones del usuario.

Pese al éxito de la segunda parte, la franquicia no dio el siguiente paso hasta el año 2011, en el que Deus Ex: Human Revolution aterrizaba en PC y en la nueva generación de consolas, de Microsoft y de nuevo de Sony, con Xbox 360 y PlayStation 3 respectivamente. No obstante, la nueva entrega se ambientaba en el año 2027, lo que la convertía en una precuela de las dos anteriores. Nuevamente volvería a cambiar el protagonista, que esta vez se llamaría Adam Jensen, un ex agente del SWAT al que se le encomienda la defensa de una de las empresas de biotecnología  experimental más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, cuando descubriera la verdad sobre los secretos que debía proteger, la situación daría un vuelco. Una gran revolución comenzaría y nadie sería capaz de detenerla.

Con la habitual mezcla de acción y rol y volviendo a ofrecer la posibilidad de superar las misiones al gusto de cada usuario, el tercer juego de Deus Ex volvió a convencer al público con una propuesta respetuosa con los anteriores títulos pero con las suficientes novedades para atraer a otro buen número de jugadores. Las habilidades de sigilo se perfeccionaron, permitiendo tanto la infiltración como el pirateo, que por supuesto podía combinarse con el combate más tradicional en cualquier momento, en el que nuestro protagonista podía hacer uso del surtido de armas a su disposición. Además, la trama seguiría desenvolviéndose según nuestras decisiones, que volverían a traer consecuencias de lo más inesperadas. También en Deus Ex: Human Revolution Director's Cut, que llegaría también a Wii U en 2013 con todos los DLCs.

Aunque no pueden considerarse juegos de la misma saga, cabe recordar otros dos títulos que, en los últimos años, han llegado como parte del universo planteado por la franquicia. Deus Ex: The Fall, lanzado en 2013 para terminales iOS y en 2014 para Android y PC fue el primero de ellos, al que se ha sumado muy recientemente Deus Ex GO, que vio la luz en Android e iOS el pasado 18 de agosto. Un nuevo título de la serie de juegos desarrollados por Square Enix Montreal, que ya ha publicado Hitman Go y Lara Croft GO, todos ellos englobados en la acción táctica. Sin duda, ha sido un aceptable pasatiempo para los días previos a la llegada de Deus Ex: Mankind Divided.

No obstante, ha llegado el momento de aparcar el móvil y centrarse en la última de las entregas de la saga, una secuela directa de Human Revolution que se ambienta solo dos años después de los hechos narrados en el anterior juego. Lo más interesante es que, como habíamos apuntado al inicio, la saga mantiene por primera vez al último protagonista, Adam Jensen, al que el usuario podrá ver evolucionar de forma más visible. Además, Eidos Montreal se ha asegurado de seguir ofreciendo los ingredientes  que tan bien han funcionado a lo largo de la saga, como las numerosas opciones de sigilo que el jugador tendrá a su disposición en cualquier momento, hasta el punto de poder completar la historia sin llevar a cabo una sola baja.

Asimismo, dispondremos de unos NPCs más trabajados, una mayor cantidad de misiones secundarias que se desarrollarán en mapas de gran tamaño o nuevas habilidades de las que el protagonista podrá hacer uso para enfrentarse a sus enemigos. Un sinfín de posibilidades que solo el buen hacer a lo largo de los años ha convertido en toda una realidad.

Publicaciones relacionadas

Cerrar