DLCs que son incluso mejores que el videojuego principal

A menudo los contenidos descargables adicionales o DLCs tienen mala fama o reputación por cómo ha sido su trayectoria en los últimos años. Mientras que hace menos de una década añadían mucho contenido novedoso, ahora nos hemos acostumbrado a que los DLCs sean simples ítems cosméticos y añadidos con poca profundidad, lo que nos ha llevado a tener una mala percepción de estos productos.

Sin embargo hay multitud de ejemplos que demuestran que los DLCs o expansiones pueden tener una enorme calidad. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy a través de nuestra nueva lista, pues en ella encontrarás una selección de DLCs que (según se mire) son incluso mejores que los videojuegos a los que pertenecen. Sin más te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Uncharted: El legado perdido

Aunque el último título de Naughty Dog acabó comercializándose como un juego independiente lo cierto es que Uncharted: El legado perdido nació como un DLC de Uncharted 4. No cabe duda de que El desenlace del ladrón fue el cierre perfecto a la saga de Nathan Drake, pero El legado perdido es un soplo de aire fresco para una franquicia que ya empezaba a resentirse del paso de la entregas. Un auténtico imprescindible de PlayStation 4.

Dying Light: The Following

Techland ha demostrado tener muy buena mano con la temática zombi. Lo hizo con Dead Island y más adelante con el genial y divertidísimo Dying Light. La aventura principal fue estupenda, pero la expansión The Following fue incluso mejor. Añadió la conducción de vehículos en terrenos mucho más abiertos y contó con una historia que merece la pena jugar. The Following debe ser jugado por todo fan de Dying Light.

The Witcher 3: Blood and Wine

Decir que una expansión es superior a The Witcher 3: Wild Hunt igual es pasarse un poco de la raya, pero es indudable que el DLC Blood and Wine es uno de los mejores contenidos adicionales que hemos jugado nunca, de modo que merece un reconocimiento. Vamos a una nueva localización, tenemos nuevas misiones, nos reencontramos con personajes de los libros y, en definitiva, estamos ante una nueva aventura completa que puede durar una treintena de horas.

BioShock Infinite: Panteón marino 1 y 2

La tercera y última entrega de la saga BioShock fue alabada y criticada a partes iguales. Infinite contaba una historia maravillosa, pero se alejaba mucho de los dos juegos originales. Es por ello que los DLCs Panteón marino 1 y 2 fueron lo que la franquicia tanto necesitaba. Volvíamos a Rapture en la piel de Elizabeth y no solo se recuperaba la jugabilidad clásica, sino que los hechos de toda la saga se conectaban unos con otros.

Fallout 4: Far Harbor

Aunque Fallout 4 es una aventura colosal que han disfrutado miles de jugadores en todo el mundo lo cierto es que la mayoría de ellos esperaban mucho más. Es por ello que la expansión Far Harbor llegó en el momento justo. Nos llevaba a un nuevo territorio para que pudiéramos descubrir nuevas criaturas mutadas e incluso vivir una nueva historia cargada de decisiones que tomar y facciones a las que apoyar… o destruir por completo.

Mass Effect 3: Ciudadela

Para muchos Mass Effect 3 no fue el cierre que merecía la trilogía del comandante Shepard, aunque otros tantos sí quedaron satisfechos. Es por ello que la llegada del DLC Ciudadela fue todo un acierto. BioWare nos metió de lleno en una historia de conspiraciones, crímenes y secretos en plena Ciudadela. Debíamos investigar nuevos lugares para saber quién era el asesino y desentrañar un plan de lo más elaborado.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar