Doom 64: Curiosidades que quizás no sabías del clásico videojuego

Doom 64: Curiosidades que quizás no sabías del clásico videojuego

Este fin de semana tiene lugar una celebración especial. Y no tiene nada que ver con los festejos de Semana Santa, aunque sí se puede decir que, en cierto modo, es algo a lo que muchos le profesan devoción. Es el 21 aniversario de Doom 64, el cartucho para la máquina de Nintendo que llevó la licencia de id Software a otras cotas de la mano de la veterana Midway.

Como casi todos los desarrollos de envergadura, Doom 64 también tiene curiosidades tras de sí, y posiblemente algunas no las conozcas. Por ello, mientras buscas en tu colección el cartucho de este clásico que ya ha sobrepasado con creces la mayoría de edad, nos puedes permitir un momento para contarte algunas de ellas y ponerte al día, y así celebrar esta efeméride.

La primera es el nombre del primer nivel del juego, «The Absolution«. La curiosidad radica en que lo que da nombre a la fase inicial podría haber acabado siendo el título del cartucho, ya que era como se conocía al proyecto durante su fase inicial.

Doom 64 iba a representar un gran salto con respecto a Doom, no por pasar a una generación teóricamente superior, sino por ser un proyecto mucho más ambicioso y diferente de la fórmula inicial, con gran importancia de varias culturas clásicas de la Tierra en lugar de resumir la amenaza en demonios extradimensionales procedentes de las lunas de Marte. De esta idea conservó algunos retazos de las culturas maya, azteca y egipcia.

El propio título provisional, Doom: Absolution, pese a que no llegó a adornar el cartucho de Nintendo 64, se conservó y recicló para otro proyecto. Por desgracia, este desarrollo acabó siendo cancelado tajantemente al poco tiempo.

Una característica que no llegó a ver la luz fue el uso del color para crear contrastes, de manera que se usaba para destacar objetos importantes. En la versión final, sin embargo, simplemente se optó por una paleta de colores más brillante en prácticamente cualquier superficie.

Las diferencias territoriales no fueron esquivas a Doom 64. Tanto en Europa como en Japón, ambas regiones PAL, el brillo está aumentado por defecto debido a que, en su configuración estadounidense, la imagen era demasiado oscura para estos televisores.

Además, la versión japonesa cuenta con una censura que no tiene el resto, y es el brote de la famosa «sangre verde» que salpicó, valga la expresión, a otros juegos para el hardware de Nintendo como Turok. Curiosamente, en los sprites de criaturas muertas y ciertos objetos, la sangre sí se muestra roja.Los desarrolladores de Doom 64 trabajaron en una secuela casi inmediatamente tras su lanzamiento. Pero se abandonó porque la llegada de Quake y el anuncio de Half-Life estaban dejando su fórmula obsoleta.

Este fin de semana es tan buen momento como cualquier otro para una partida a Doom 64. ¿Te apuntas a rememorar este clásico?

 

Cerrar