Dragon Ball Super vuelve a liarla con una incoherencia que contradice a Dragon Ball Z

Dragon Ball Super vuelve a desconcertar a su público tras una incoherencia

Seguir la emisión de Dragon Ball Super en Japón está siendo un carrusel de sensaciones, pero por desgracia no tanto por la calidad de la serie, que parece que ha podido remontar notablemente el vuelo en este último arco, como por las reacciones que provoca en sus telespectadores. En su último episodio, lo que todos creían conocer desde Dragon Ball Z ha resultado ser falso. O más concretamente, no del todo exacto, que es el terreno donde sus responsables se han refugiado. Spoilers a continuación.

Como sabrás, se está poniendo fin a la saga de Goku Black, que ha llevado a un enfrentamiento entre dos fusiones, la del propio Goku Black y Zamasu por un lado y la de Goku y Vegeta por otro. Ahora bien, para sorpresa de todos, el efecto de los pendientes Pothala, que se creía irreversible, ahora se anula por sí mismo tras el espacio de una hora haciendo que miles de palmas de manos jóvenes impacten en sus frentes al unísono. La explicación es en cierto modo convincente, pero también bastante tramposa. Y es que si bien en Dragon Ball Z se creía, así se había dicho por los kaio supremos, que el efecto era permanente y sólo se podía deshacer al cambiar de dimensión resulta que sólo lo es… si son dos kaio quienes los usan. Para el resto, sólo una hora y hasta la vista. Así lo explica el portal mexicano Blasting News.

Es bastante evidente que es una salvaguardia para poder volver a usar a conveniencia a Vegetto sin tener que renunciar a Goku y Vegeta, pero ese argumento del “ah, es que no funciona así” se antoja un poco barato, ¿no crees?

Publicaciones relacionadas

Cerrar