Dragon Quest VII se inspiró en Myst para darle otro aire con su mecánica de puzles y exploración

Siguiendo con la tradición, las entregas antiguas de Dragon Quest siguen su paso firme hacia un sistema portátil de Nintendo. Le toca el turno a Dragon Quest VII, que además ha sido el protagonista del último Iwata Asks en el que el presidente de Nintendo se ha dirigido a los responsables del juego. Entre ellos, su creador Yuji Horii quien ha reconocido una clara y soprendente influencia para la séptima entrega de su franquicia: el clásico de PC Myst.

Horii cuenta en la entrevista, traducida por Siliconera, que después de seis entregas de liarse a espadazos contra criaturas variadas tenía miedo de que los jugadores acabasen un poco hartos de tanto combate. Horii quería darle nuevos aires a Dragon Quest, y aprovechando el cambio de soporte a PlayStation y sus discos compactos frente a los cartuchos pensó a lo grande introduciendo puzles y un componente de exploración con miras a crear un enorme mundo inspirado por Myst. Tanto que al final se pasó de frenada y Dragon Quest VII acabó siendo percibido por los fans como un juego complicado.

Para ponerle remedio bastante años después llega Dragon Quest VII a 3DS, con algunos ajustes respecto al original con los que Square Enix espera ofrecer a los usuarios un juego “más comprensible, que recompense al jugador y que no sea ambiguo”. Esperemos que lo consiga porque de momento su anuncio de televisión en castellano y con actores reales ya nos ha dejado un poco con cuerpo de jota. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar