80 horas de desarrollo de un videojuego en Dreams en 4 minutos: no te pierdas el proceso

El juego de Avatar que quieren todos los fans.

Avatar: La Leyenda de Aang

Igual el día de los enamorados se cumple tu sueño. Imagina que pudieras hacer un videojuego a tu gusto: diseñas el personaje, el mundo, las mecánicas… Todo lo que está en tu mente lo puedes plasmar y hacerlo realidad. Pues ese día cada vez está más cerca porque Dreams se lanza el 14 de febrero para PlayStation 4. Actualmente hay muchos jugadores y desarrolladores toqueteando la beta del juego para comprobar todas las posibilidades que ofrece. Así que Internet está lleno de estos proyectos de videojuegos que quizás puedas probar a partir de este mes. Uno de estos juegos está ambientado en Avatar: La Leyenda de Aang, una serie que ya prepara su salto a Netflix.

Se trata de una serie de animación de fantasía que se desarrolla en un mundo donde las artes marciales son importantes y los ciudadanos pueden manejar los elementos. Ya tienen 61 episodios dividido en 3 bloques que representan los elementos de agua, tierra y fuego. Un usuario de Dreams ha creado cómo sería un videojuego de Avatar y su desarrollo le ha llevado más de 40 días. En el siguiente vídeo puedes ver la evolución del proyecto cuando llevaba 80 horas de desarrollo resumida en apenas 4 minutos.

En el segundo vídeo puedes ver cuál es su estado actual y cómo diseña a Aang, el protagonista de esta historia. Sería un sueño hecho realidad para los fans de esta serie que no entienden cómo no han aprovechado su potencial en los videojuegos. Algo nos dice que los propios jugadores lanzarán sus tutoriales para sacarle el mayor partido a esta herramienta de PlayStation. Otra de las genialidades que hemos visto entre los fans, ha sido la recreación de South Park con Dreams, incluidos los personajes. ¡No te lo pierdas!

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.
Cerrar