Dungeons & Dragons no sería lo que es sin estas mujeres

Dungeons & Dragons no sería lo que es sin estas mujeres

Cuando piensas en la historia del juego de rol de fantasía Dungeons & Dragons (o Dragones y Mazmorras en castellano) seguramente te vengan a la mente nombres como Jean Wells, Gary Gygax o Tom Moldvay. Es lo normal, pues la tradición del juego de mesa siempre ha explicado que estos fueron los grandes artífices de convertir a Dragones y Mazmorras en lo que es hoy en día, pero lo cierto es que hay mucho más.

Como explica Kotaku en un reciente y brillante artículo (que te recomendamos leer si te interesa el tema), las mujeres estuvieron implicadas en el diseño, la narrativa e incluso el posterior fandom que se creó alrededor de este fenómeno de la década de los 80. Dungeons & Dragons venía de los juegos de mesa de guerra y, por tanto, lamentablemente se reservaba a hombres. Muchas mujeres impidieron que eso fuera así y reivindicaron su derecho a jugar en publicaciones de renombre.

De hecho, gran parte de las representaciones femeninas en el juego eran mujeres encadenadas y esclavizadas. Muchas quisieron cambiar eso. A la química Penny Williams no le gustaba lo que veía y se convirtió en Dungeon Master para organizar las partidas a su gusto. Pronto fue contratada por TSR para modelar la narrativa del juego de mesa. Rose Estes o Darlene son otros de esos nombres femeninos que ayudaron a hacer de Dungeons & Dragons lo que es hoy en día.

Publicaciones relacionadas

Cerrar