Duras decisiones de videojuegos que cambiaban por completo la partida

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Tomar decisiones es algo cada vez más frecuente en el mundo de los videojuegos. Sin embargo la mayoría de títulos que hacen uso de esta mecánica de juego la hacen servir únicamente para cambiar algunas conversaciones y acontecimientos futuros que podrían o no acabar teniendo lugar. De lo que queremos hablarte hoy es de algo mucho más profundo, pues se trata de decisiones que lo cambiaban absolutamente todo en el juego.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que tenían decisiones muy duras que tomar. Dependiendo de lo que hiciéramos nuestra partida cambiaría de un modo u otro, por lo que tendríamos que pensarlo muy, pero que muy bien. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas personales y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios.

The Witcher 2: Assassins of Kings

La decisión más dura que hayamos tenido que tomar en un videojuego (aunque en su momento no lo supiéramos) se produjo en The Witcher 2. En un momento determinado teníamos que decidir si ir con Roche o con Iorveth. De nuestra elección dependería cuál de los dos posibles episodio 2 jugaríamos. Siempre seríamos Geralt, pero estaríamos en puntos contrapuestos del mapa y realizando misiones completamente diferentes.

Dishonored 2

Curiosamente la decisión más dura de Dishonored 2 se producía nada más comenzar la partida. Y es que Arkane Studios nos obligaba a jugar toda la aventura con Corvo Attano o con Emily Kaldwin. Aunque pudiera parecer algo meramente estético, elegir a uno u otro personaje cambiaría las conversaciones con otros NPCs y también los poderes (y por lo tanto la jugabilidad) que podríamos usar durante la partida.

Fallout 4

Cualquier fan de la saga Fallout sabe que de nuestras decisiones depende qué final acabemos obteniendo. Fallout 4 no era la excepción y cuando nos arrimábamos a la recta final debíamos acabar de decantarnos por una de las facciones disponibles, a saber: el Ferrocarril, los Minutemen, la Hermandad del Acero o el Instituto. La decisión podía ser muy complicada, pues cada una de ellas nos llevaba a finales muy distintos entre sí.

 

Mass Effect

La trilogía original de Mass Effect siempre se ha caracterizado por las decisiones que nos obligaba a tomar y que influían en las entregas posteriores. Sin embargo la más difícil de todas se producía en el primer juego, cuando debíamos ayudar a Ashley Williams o Kaidan Alenko en detrimento del otro miembro de la tripulación. Había que pensarlo bien, pues el no ayudado moriría y lo perderíamos para toda la trilogía.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Muchas de las decisiones que tomamos en Skyrim no tienen mucho impacto (por no decir que ninguno) en la trama del videojuego, pero hay una que sí la tiene. Nos referimos a enrolarnos en el bando imperial o el de los Capas de la Tormenta en la guerra civil de Skyrim. Afectaría a las misiones que hiciéramos, a nuestra relación con ciertos personajes e incluso durante una de las misiones principales más importantes.

Heavy Rain

En la piel de Ethan Mars, en Heavy Rain debíamos completar pruebas cada vez más complicadas para poder rescatar a nuestro hijo secuestrado por el Asesino del Origami. Tal vez la más desagradable de hacer era la de cortarnos un dedo y grabarlo en cámara. Si no lo hacíamos perdíamos una pista y, probablemente, fallaríamos a la hora de conocer el paradero de nuestro hijo. Si lo hacíamos tendríamos más posibilidades.

Publicaciones relacionadas

Cerrar