E3 2016 U-tad: Expectativas de asistir a una conferencia vs la realidad

E3 2016 U-tad: Expectativas de asistir a una conferencia vs La realidad

La afición a determinados mundos, como es el del videojuego, nos hace querer asistir a sus eventos más importantes, como es el caso del E3. Pero, sin embargo, posiblemente tengamos mitificadas más de lo que deberíamos este tipo de conferencias. Quizás por eso mismo tenemos en tan alta estima este tipo de acontecimientos que no nos detenemos a pensar que igual lo que imaginamos no es lo que realmente deberíamos esperar durante nuestra asistencia.

Precisamente con motivo del E3 2016 hemos recopilado estas viñetas de Dorkly que nos muestran claramente como nuestras expectativas depositadas en este tipo de eventos son destruidas por la realidad. Colas interminables, precios desorbitados y otros muchos puntos que no nos planteamos cuando decidimos asistir a estas convenciones.

No obstante, todos estos aspectos pueden representar una nimiedad si tenemos en cuenta que vivir estos momentos puede suponer vivir momentos tan históricos como presenciar la presentación del primer trabajo de Hideo Kojima en Kojima Productions.

1.- Llegada: Cuando se pisa este tipo de conferencias uno se imagina un mundo alucinante sin ningún tipo de problemas… ¿Cómo pensar en que hay al menos 1000 personas que pensaron igual que nosotros y nos íbamos a encontrar con ellos en una cola infernal?

2.- Los artistas: Siempre pensamos que los artistas que llegan a estas conferencias van a querernos y recompensar nuestra afición con material exclusivo gratis. Pero lo cierto es que ni exclusivo ni gratis: piezas mal dibujadas y a precios que podrían pagarnos un coche nuevo.

3.- La comida: Al entrar en esta conferencia imaginamos la cantidad de amigos que haremos con nuestros mismos gustos durante las comidas. Sin embargo, a la hora de entrar al comedor nos solemos encontrar mesas abarrotadas por personas con disfraces absurdos que ocupan el doble de espacio del que deberían.

4.- Visita a los stands: Visitar el stand de un fabricante de videojuegos es un buen plan: probar sus videojuegos, ver las novedades y por qué no: obtener algún tipo de regalito. ¿Qué podría salir mal? Pues nuevamente una cola de personas que pensaron igual que nosotros y que hacen que el final de esta fila no se alcance con la vista.

5.- Merchandising: Entramos en estas conferencias con la idea de llevarnos los mejores recuerdos de este evento. Camisetas, peluches, llaveros… ¡Qué demonios! Un acontecimiento tan importante tiene que tener productos de su nivel… Pero luego nos encontramos con merchandising típico de puesto de paseo marítimo en la Costa del Sol.

6.- La salida: Si la entrada al recinto fue un caos, ¿por qué la salida iba a ser distinta? Otra vez todos los asistentes piensan igual que nosotros y quieren irse a sus hoteles o casas… Por este motivo abandonar estas convenciones supone disfrutar de un delicioso embotellamiento que nos hace pensar… “¿merece la pena volver?”

Cerrar