El apocalipsis de bichos, ¿uno de los grandes secretos de Skyrim?

Cuando das vida a un juego inmenso tanto en mapa como en posibilidades y se lo lanzas a una brutal legión de jugadores, el resultado es algo imposible de predecir. Hemos visto casos tan ilustrativos como Grand Theft Auto V; pero hay otra franquicia, o más bien otro juego, que también se lleva la palma a la hora de buscar eventos secretos, personajes u objetos.

Nos referimos a The Elder Scrolls V: Skyrim. La creación de Bethesda es algo que se sigue jugando a día de hoy y que se ha extendido por infinidad de plataformas (las más recientes: Nintendo Switch y la Realidad Virtual), y que nunca deja de protagonizar teorías que a veces rozan lo absurdo, pero que cuando se dejan conocer esconden mucha más lógica de lo que parece. Es lo que pasa cuando dejas cabos abiertos frente a una comunidad siempre sedienta de información.

El motivo por el que os hablamos de esto es que hay algo que sigue sin conocerse sobre este juego. Los que ya se hayan movido bastante por Tamriel, seguramente recordarán una serie de objetos que carecen de utilidad alguna. Los tarros de cristal que poseen insectos en su interior no parecen ser más que algo con lo que hacer bulto en tu inventario, aunque, si nos dejamos llevar por lo que esgrimen muchos, la realidad que se esconde tras estos bichitos es algo catastrófico.

¿Por qué lo decimos?, porque, aunque jamás se ha podido demostrar, se dice que estos 5 tarros son la clave para despertar el apocalipsis en Skyrim. Casi nada.

El mapa que veis sobre estas líneas es uno de los principales argumentos que esgrimen estos «amantes del desastre» que pululan por las redes. Las 5 ciudades principales del quinto Elder Scrolls se encuentran formando un pentágono casi perfecto en el mapa. A su vez, los tres santuarios de dragones, las ruinas y la torre de piedra forman otro pentágono en su interior. En la zona central de este curioso círculo de transmutación se encuentra, además, la Capilla de Talos.

Parecen muchas pruebas con más sentido del que se podría imaginar. Según las teorías de los más jugones de Skyrim, colocando cada uno de los tarros de los insectos en sus correspondientes ciudades, acabando con todos los dragones y realizando una serie de pasos concretos, entre los que se encuentra la activación de la torre, se reunirían todos los elementos para desencadenar el fin del mundo en el videojuego.

Evidentemente es algo que todavía no se ha podido confirmar, ya que muchos lo han intentando, pero no han conseguido activar este apocalíptico evento. Que sea verdad o no es algo que sigue en el aire, aunque la realidad apunta a que no es más que el intento de buscar justificación a unos objetos prácticamente inútiles. Sin embargo, Bethesda nunca ha sido enemiga de los secretos, incluso de los más enrevesados, por lo que es posible que tras esos bichos encerrados en cristal haya algo mucho más grande de lo que parece.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar