El casero del youtuber PewDiePie lo pone en la calle por ruidoso, argumentando que practicaba sexo gay

El casero de PewDiePie lo pone en la calle por ruidoso

Felix Kjellberg, alias PewDiePie, no necesita presentación. Pero este youtuber afincado en Brighton, Reino Unido, ha dejado momentáneamente de estar afincado en sitio alguno. Si la pesadilla de todo inquilino es que el casero aparezca un día y le ponga de patitas en la calle, PewDiePie ha visto cómo se ha hecho realidad casi en plena grabación después de un desagradable encuentro con el propietario de su vivienda. El motivo, que estaba armando demasiado escándalo.

Kotaku explica que en el apartamento donde PewDiePie realiza sus grabaciones cuenta con un estudio insonorizado, pero que a veces no le basta, momento en el que tiene que desplazarse a la cocina, no muy insonorizada. Si eres seguidor del bueno de Felix sabrás que sus gritos son casi un sello propio, pero a los vecinos no les hacen especial gracia. Algo que ha provocado que en plena grabación el propietario se le plantara en casa airado e incluso profiriendo insultos. Y es que el casero, un hombre que al parecer no es muy de ver vídeos en YouTube, pensaba que lo que Felix estaba haciendo era practicar sexo gay. Sexo gay muy duro. Seguimos en la siguiente página.



“Para ser claros: Hice un vídeo, el casero pensó que estaba teniendo relaciones homosexuales. Bajó y nos llamó maricones. Al día siguiente nos echó sin previo aviso”, publicaba Felix Hjellberg en Twitter el pasado viernes. Posteriormente ha aclarado que, en efecto, el aviso de desahucio le ha llegado por los cauces habituales, aduciendo “comportamiento antisocial” debido al ruido que arma como la razón del desahucio. “Si vas a ser un casero en Brighton, la capital gay de Reino Unido, quizá podrías intentar no ser un puto pedazo de mierda con prejuicios, ¿no te parece? Podría comprarme esta casa, no te necesito.” Por suerte, PewDiePie ya tiene el ojo puesto sobre una nueva sede, y parece que la mudanza no será problema para alguien que, en efecto, puede comprarse una casa, y seguramente hasta dos o tres sin ponerse a sudar. ¿Qué te parece este episodio?

Publicaciones relacionadas

Cerrar