El creador de Bioshock Infinite se basó en un caso de violencia doméstica para crear a Elizabeth

El caso de una mujer que padecía abuso doméstico fue la inspiración para crear a Elizabeth, personaje "objetivo" de la misión que deberemos completar en Bioshock Infinite. Así lo ha manifestado hoy Ken Levine, director del equipo de desarrollo del juego, en unas declaraciones de las que se han hecho eco diversos medios digitales.

"Tuve la experiencia de conocer a una chica una vez que había estado con alguien que abusó de ella", comentó Levine. "Todos los clichés que se oyen son verdad. Ella me contó que su chico la había empujado por las escaleras cuando estaba embarazada… todo ese tipo de cosas horribles e inenarrables. Y después intentaría defenderle y justificarle. Yo sabía durante todo el tiempo que estuve con ella que al terminar su relato volvería con él. Podía verlo".

Pero también ha matizado la diferencia entre esta persona real y el personaje del juego: "Esa no es Elizabeth. Elizabeth está intentando liberarse, pero tiene definitivamente una conexión. Se trata de quien la crió, el único contacto que jamás ha tenido. Le traía su comida, sus ropas y sus libros. Jugó con ella cuando era una niña". "Así que está en conflicto", concluía. "Y creo que los personajes con un conflicto son una forma más interesante de hacer personajes que los que actúan con una certeza".
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar