El creador de Monkey Island culpa a Doom del declive de las aventuras gráficas

¿Recordáis Indiana Jones and the Fate of Atlantis? ¿The Secret of Monkey Island? ¿Loom? ¿Day of the Tentacle? Cualquiera que pudiese coger un ratón con la mano a principios de los noventa seguro que jugó a alguno de estos títulos, grandes clásicos todos de un género que, sin embargo, pareció desvanecerse un día como gotas en la lluvia. Ron Gilbert, diseñador de Maniac Mansion y The Secret of Monkey Island, sabe bien a quién señalar con su dedo acusador: “Culpo a Doom”.

¿Por qué Doom, qué es lo que hizo para casi exterminar un género? Elemental, queridos socios: “Porque antes de que saliera Doom los juegos eran más lentos y la gente se interesaba más por la estrategia y en pararse a pensar”. Eso cambió un día de 1993. “Entonces salió Doom… y era visceral, era rápido, disparabas a cosas y todo volaba en pedazos. Eso cambió un poco la forma de pensar de la gente y atrajo a un mayor público”. Pero por suerte, las aventuras gráficas parecen tener algo en común con los viejos rockeros: “Realmente nunca murieron”.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar