El creador de The Binding of Isaac esperaba que el juego fuera un fracaso

The Binding of Isaac es uno de los juegos de descarga de más éxito en los últimos tiempos. Tras él, uno de los creadores de Super Meat Boy, Edward McMillen, que está sorprendido, igual que nos deja a nosotros, por la aceptación que ha tenido un juego que, según confiesa, fue hecho “para fracasar ante los grandes juegos”.

“Desde cualquier perspectiva de marketing a gran escala, diseñé a Isaac para que no triunfara”, se confiesa McMillen en Gamasutra. Pero este título por el que no daba un duro comenzó con 150 descargas diarias, más de lo que su autor esperaba, solo para ir en aumento: “Nuestra media diaria comenzó a aumentar. Las 200 copias diarias se volvieron 500, luego 1.000 y para el séptimo mes Isaac ya pasaba las 1.500 copias por día y seguía subiendo. No podía explicarlo, no habíamos puesto el juego en oferta ni nada por el estilo, así que no tenía ni idea de por qué aumentaban las ventas”.

La respuesta estaba en los vídeos que los fans confeccionaban para promocionar un juego que les había encantado: “Más de 100 vídeos cada día con toneladas de tráfico. Isaac había encontrado su base de fans y cada vez era más y más grande. Nada mal para un juego que se suponía que debía fracasar”, dice McMillen. Sinceramente, nos alegramos de que se equivocara. Bastante tiene ya el pobre Isaac con escapar de su retorcida madre.

Publicaciones relacionadas

Cerrar