El destino de las consolas cuando nos hacemos mayores

El destino de las consolas cuando nos hacemos mayores

Crecer consiste en ver cómo tus videojuegos favoritos se quedan antiguos y los sustituyes por otros. Al igual que ocurre con los juguetes en Toy Story 3, el Andy de cada casa, es decir, cada uno de nosotros, va dejando atrás aquello con lo que pasaba sus horas de pequeño, originando un ciclo que se da en la mayoría de los casos.

El portal web Dorkly ha creado una tira cómica en la que pone en dibujos cómo transcurre el ciclo de la vida de los videojuegos, desde que una joven juega con ellos hasta que los deja apartados a un lado y todo lo que viene después.

Sin embargo, cuando parece que la vida se había acabado para el videojuego o la consola en cuestión, de repente encuentra una segunda oportunidad de entretener y apasionar a alguien. ¿Te sientes identificado con cómo transcurren los hechos en la viñeta? ¿Te ha ocurrido con alguna consola que dejaste abandonada en un rincón durante años?

Hace poco hubo un momento en el que me di cuenta que apagué mi videoconsola favorita…

…y nunca más la encendí.

 

 

La puse en una caja para que pasara al olvido.

Hasta que un día…

…mis hijos la han heredado.

 

 

Y han descubierto toda la diversión que me dio.

-No se enciende.

-¿Qué?

 

 

-Ah, vale, por eso dejé de jugar a esa cosa. La batería era una auténtica mierda.

Publicaciones relacionadas

Cerrar