El fundador de Bethesda opina sobre la compra de Microsoft y lanza un dardo a Sony

"Lo que Microsoft posee, Sony no lo puede conseguir".

Que Microsoft haya comprado Bethesda es, sin duda, una de las noticias más impactantes e importantes de la industria del videojuego en los últimos años. El gigante de Redmond se ha hecho con una firma a la que pertenecen IP tan importantes como DOOM, The Elder Scrolls o Fallout. Una compra que ha causado todo tipo de comentarios, aunque hay uno en concreto que llama la atención. El fundador de la propia Bethesda, Christopher Weaver, ha hablado sobre este movimiento, tirando una mirada envenenada a Sony y PlayStation.

Qué dice el fundador de Bethesda sobre la reciente compra de Microsoft

Mientras Microsoft asegura que va a seguir comprando estudios, el fundador de la compañía recientemente comprada no ha dudado en pronunciarse. Weaver ha hablado con Inverse, explicando que no ha sido coincidencia que se anunciara dicho movimiento tan cerca de la última presentación de PS5. «Hay un número limitado de creadores AAA. Lo que Microsoft posee, Sony no lo puede conseguir«.

Microsoft seguirá comprando estudios en el futuro
Así queda resumida la compra de Bethesda por parte de Xbox

«Los usuarios de todo el mundo serán los que más se beneficien de este acuerdo», destaca el fundador y exmiembro de Bethesda (abandonó la compañía en 2002). Asegura que estaba al tanto del movimiento antes de hacerse público y cree que Microsoft ha «echado un vistazo a su libro de jugadas para repetir uno de sus ‘mejores movimientos’«, subraya mirando cómo hicieron algo similar con la compra de Bungie al comienzo de Xbox.

Si esta relación dará buenos frutos o no, es algo que todavía queda por ver. De momento, se espera un catálogo muy nutrido de lanzamientos de cara al futuro, además del respeto a las exclusividades ya establecidas. ¿Veremos TESVI como un exclusivo de Xbox Series X?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar