El gran dilema que arrastra todo gamer

El gran dilema que arrastra todo gamer

Hace unos días reflexionábamos en torno a las reacciones posibles cuando un gamer perdía su partida guardada más estimada, una posibilidad a la que pudimos acercarnos directamente a través de una divertida viñeta. En esta ocasión, la trama de la tira cómica se ha centrado en ese gran dilema que todo jugador debe abordar en algún momento.

Desde la niñez, donde eran los padres los que elegían a qué podíamos o no jugar, hasta la edad adulta, momento en el que cualquiera de nosotros ya es capaz de discernir cuáles son las mejores opciones que ofrece la industria del videojuego. Por fortuna o por desgracia, contamos con vicios tan caros como las cartas coleccionables de Pokémon o los Amiibo.

Precisamente este es el principal aspecto que aborda la nueva viñeta que nos traen nuestros compañeros de Dorkly, que han vuelto a aportar su habitual ironía en una historia protagonizada por un jovencito que, desde una edad temprana, arrastraba un trauma en torno a uno de estos hobbies. ¿Te identificas con él?

Cuando era niño, realmente quería todas las cartas de Pokémon.

De todos mis amigos, era el único que no tenía ninguna, y tío…

… me gustaba Pokémon más que a cualquiera de esos atontados. 

Pero mi madre no me dejó tener ninguna. Estaba devastado.

Ahora que soy adulto, me alegro tanto de que ella no me diera ninguna… Qué malgasto de dinero.

"¿Cómo que no tienes el amiibo de Link Lobo de Twilight Princess? Lo necesito para Breath of the Wild, maldición".

Publicaciones relacionadas

Cerrar